Descubre la sorprendente ruta por la Valencia de la seda

Lonja de la Seda de Valencia. /Wikimedia Source
Lonja de la Seda de Valencia. / Wikimedia Source

Un viaje a través de la historia en un recorrido por el siglo de esplendor de la capital del Turia

LAURA I. SÁNCHEZValencia

Durante el siglo XV, Valencia vivió su momento de mayor esplendor. La capital valenciana se convirtió en el puerto principal de entrada de mercancías provenientes de los grandes potencias del Mediterráneo y Oriente y, la seda llegó a ser la industria más potente de la ciudad. Más allá de su contenido comercial, la ruta significó para Valencia un camino de difusión de ideas y conocimientos en el ámbito de la cultura y de la ciencia.

El año pasado, el gobierno central quiso conmemorar el valor que tuvo la ruta de la seda y la Valencia del final del medievo y declarar nuestra ciudad «Capital de la seda 2016». Es por ello que, desde la Agencia Valenciana de Turismo y el Ayuntamiento de Valencia, se creó una ruta que entrelaza los numerosos vestigios de lo que fue el pilar comercial de Valencia. Una ruta de, a penas dos horas andando, ideal para realizar un domingo por la mañana y redescubrir el pasado de la capital del Turia.

  • 1

La Lonja de la Seda

Declarada por la Unesco Patrimonio de la Humanidad en 1996, la «Lonja de los Mercaderes» popularmente conocida como la «Lonja de la Seda» es un tesoro del gótico civil valenciano.

Interior de la Lonja de la Seda de Valencia.
Interior de la Lonja de la Seda de Valencia. / Jesús Signes

Se construyó entre 1482 y 1548 siguiendo el sobrio diseño de la lonja de Palma de Mallorca, pero el monumento valenciano pronto lo superó con su grandiosidad, sus veintiocho gárgolas que rodean el edificio y, sobretodo, las columnas salomónicas que se alzan en su interior y tanto caracterizan a la casa de la seda valenciana.

Más

  • 2

Colegio del Arte Mayor de la Seda

Interior de la Lonja de la Seda de Valencia.
Interior de la Lonja de la Seda de Valencia. / Jesús Signes

En la calle de Velluters se encuentra el emblemático Colegio del Arte Mayor de la Seda. Este centro se fundó en 1756 para albergar la sede del gremio de velluters, artesados tejedores de terciopelo, que tenían por objetivo racionalizar la enseñanza y el oficio. Actualmente, el edificio alberga elaborados frescos, murales y mosaicos, así como 7.000 baldosas artesanales que engalanan el suelo.

El año pasado volvió a abrir sus puertas tras años de restauración del edificio y, desde entonces, se ofrecen visitas guiadas en castellano y valenciano para los apasionados del mundo de la seda y la costura.

  • 3

Centro de Artesanía de la Comunitat Valenciana

No se puede entender la ruta de la seda, sin conocer la historia y el impacto que ha tenido la artesanía en nuestro territorio. Es por ello que, es visita obligatoria el Centro de Artesanía de la Comunitat Valenciana situado en la calle del Hospital. Esta entidad se encarga de difundir y potenciar la artesanía de la Comunitat Valenciana, así como a promover la consolidación y la competitividad de las empresas de los distintos sectores artesanales.

Cartel promocional de «València Nord en Seda».
Cartel promocional de «València Nord en Seda».

Además de promocionar la cultura gremial, el Centro de Artesanía de la Comunitat Valenciana también exhibe muestras de artesanía de autores valencianos. Hasta el próximo 15 de octubre, la diseñadora Eva Escamilla Tamarit expondrá en la Sala de los Mosaicos de la Estación del Norte una colección de pañuelos, abanicos, bolsos, cuadros y platos pintados sobre seda.

  • 4

Palacio de los Tamarit

Palacio de los Tamarit.
Palacio de los Tamarit. / Wikimedia Source

La actual sede de la UNESCO en Valencia, comenzó su historia en el siglo XVII como fábrica de terciopelo y residencia de los Tamarit, una familia de maestros sederos valencianos de la época. Aunque no es posible la visita por el interior del edificio, conviene dejarse caer para admirar el único referente histórico que queda de la industria sedera.

La dinastía Tamarit consiguió gran poder y fortuna con la exportación de seda a las que por entonces eran colonias españolas. Sus fábricas llegaban a ocupar diariamente a más de 500 personas en los telares. Sin duda, la historia de esta familia es un ejemplo idílico para entender la evolución de la economía valenciana en el siglo XVIII.

  • 5

Museo de la seda de Moncada

Aquellos que después de este paseo por el centro histórico de la Valencia de la Baja Edad Media todavía tengan ganas de descubrir más sobre el negocio artesanal de la seda, solo han de coger el coche unos quince minutos para visitar el Museo de la seda de Moncada, que muestra el desarrollo de la industria durante el siglo XIX.

Museo de la Seda de Moncada.
Museo de la Seda de Moncada. / Turisme Comunitat Valenciana

La antigua fábrica Garín posee una colección de más de 3.000 piezas que incluyen maquinaria de la época, así como herramientas, bibliografía, cartas, dibujos, cartones o espolines. Así, el turista podrá contemplar cómo afectó la industrialización y la llegada de los complejos telares de tipo Jacquard al trabajo textil.

Fotos

Vídeos