Contra los prejuicios

Profesor y alumna en un aula de la facultad de Derecho donde comienza la historia. / lp
Profesor y alumna en un aula de la facultad de Derecho donde comienza la historia. / lp

La divertida batalla entre una estudiante de origen marroquí y un profesor clasista y racista ha conquistado la taquilla del país galo

0. BELATEGUI

Una pregunta oportuna ahora que el máster de Cristina Cifuentes ocupa la atención de los medios. ¿Cuántas películas españolas están ambientadas en la universidad? Se pueden contar con los dedos de una mano: 'Tesis', 'Fuga de cerebros', 'Los crímenes de Oxford', 'Más de mil cámaras velan por tu seguridad'... Ninguna aborda una institución presente en la vida de millones de españoles desde el punto de vista de su funcionamiento o su relevancia social, sino como un mero escenario para la comedia o el thriller. 'Una razón brillante' ha llevado a los cines a millones de franceses y ha sido despachada por algún crítico exquisito como una 'feel good movie', esto es, una cinta que hace salir del cine con una sonrisa. La sombra de 'Intocable' se proyecta sobre esta comedia que confronta a una alumna de origen marroquí y un profesor clasista y racista. La Sorbona parisina como escenario de la guerra entre una vecina de los suburbios (la 'banlieu' que estalla cíclicamente) y un nostálgico del orden y las buenas formas. Facilón, sí, pero efectivo. 'Camélia Jordana, César a la actriz revelación, dota de rabia y encanto a esta estudiante de Derecho desclasada: sus colegas del barrio la acusan de querer ser «francesa» y sus compañeros pijos la ven como una extraña. Daniel Auteuil inunda de carisma a este sarcástico y provocador maestro de vuelta ya de todo, que desconoce la corrección política. 'Una razón brillante' es previsible y debe mucho al carisma de Auteuil, que logra humanizar a un intelectual misántropo y arrogante.

Fotos

Vídeos