El plan de... Arturo Valls

El plan de... Arturo Valls

El presentadorlo tiene claro: volver a la 'terreta' es la mejor opción. El Perelló, el Cabanyal y Cullera, sus lugares fetiche

Noelia Camacho
NOELIA CAMACHOValencia

El presentador y humorista valenciano Arturo Valls confiesa que lo primero que hace cuando regresa a la Comunitat es tomarse una horchata con 'fartons'. «Como vivo fuera, es pisar la 'terreta' y querer comérmelo todo. Ese primer trago de nuestra bebida más características, después de un tiempo sin probarla, es espectacular», bromea el 'show-man'.

En lo que sí se pone serio es en contar que su plan estival es, ineludiblemente, regresar a su tierra. Valls aboga por unos días de descanso en los que impere la playa, los amigos, la familia y mucha gastronomía típica de la zona.

El primer destino que elige es El Perelló. Lazos personales le unen a este enclave de la ciudad, en el que aboga por descansar y volver a recuperar las tradiciones de cuando era niño. Así, no es difícil verle coger la toalla, la sombrilla, un libro y las sillas para pasar el día frente al mar. «Aunque también soy de los de acudir al chiringuito para tomar algo, sobre todo con amigos. Pero soy de los que va a la playa, con el niño, a disfrutar», asegura entre risas. Por la tarde, el presentador de 'Ahora caigo' aconseja un paseo en bicicleta para recorrer los arrozales hasta llegar a Cullera y Sueca, dos localidades que también se encuentran entre sus imprescindibles.

Pero como no sólo de playa vive Arturo Valls, también se escapa a la capital para disfrutar de uno de los barrios que más le gustan: el Cabanyal. «Aprovecho mi visita para comer. Casa Montaña es imprescindible para cenar. Aunque también intento descubrir todos esos locales nuevos que están abriendo últimamente por aquella zona», asevera.

El cómico cuenta que el Cabanyal es uno de las espacios que más disfruta de la ciudad y que, también, lo suele combinar con escapadas a Cullera, Xàbia y Dénia, «uno sitios a los que también me encanta volver cuando estoy aquí».

Rodearse de amigos y primos a los que no suele ver durante el resto del año también forma parte de su agenda estival. Sobre todo, para estar acompañado a la hora de disfrutar cualquier plato de la comida valenciana. Resalta uno: el 'all-i-pebre'. «Cuando vuelvo es inevitable que tome este guiso o coma unas clóchinas», cuenta.

Al final, afirma el cómico, lo que busca cuando regresa a la ciudad después de un año intenso de trabajo, grabaciones y programas, es llevarse consigo una «sobredosis de la 'terreta'», dice de nuevo entre risas.

Fotos

Vídeos