Pego celebra mañana la Baixada al Riu Bullent

Se han inscrito al concurso 13 embarcaciones. / LP
Se han inscrito al concurso 13 embarcaciones. / LP

Con esta actividad arrancan los carnavales más famosos de la Comunitat Valenciana

GPS

Mañana, sábado, se celebra en Pego una nueva edición de la Baixada al Riu Bullent. A las 13 horas arrancará esta peculiar carrera que consiste en recorrer un tramo del río Bullent a bordo de una barca fabricada para la ocasión con materiales no contaminantes. La salida, como es habitual estará situada en el Pas de Bullent, mientras que el final del recorrido se situará en el Blau de Galapatar.

Éste año están inscritas para el concurso (hasta ahora) un total de 13 embarcaciones. Todas ellas estarán pilotadas por un grupo de personas que, habitualmente van disfrazadas (pues se trata del preludio de la fiesta de Carnestoltes, que se celebra una semana después, el sábado 10 de febrero).

El certamen cuenta con dos premios: uno de 150 euros para la embarcación más original y otro de 100 euros al mejor disfraz.

Habitualmente participan grupos de amigos del municipio y de localidades vecinas, y también agrupaciones locales como filaes de moros y cristianos y comisiones falleras locales.

El inicio de esta inusual carrera por el Bullent fue fruto de la casualidad. En el año 1985, un grupo de amigos, Andreu Sendra, Vicente Carrió, Rafa Mancanera, Pau Folqués, Pep Garcia, Fernando Pérez, Carlos Sansaloni y J.Fernando Piera emitían, de forma habitual un programa radiofónico. En él, explican, pinchaban música y hablaban de todo tipo de temas, «sin guión y siempre en tono de humor». Fue en una de esas tardes de radio del mes de enero cuando fingieron que uno de ellos se encontraba en la marjal de Pego-Oliva como enviado especial, «le preguntábamos que estaba pasando allí, él estaba a nuestro lado y se iba inventando», comentan.

Trabajo y diversión

Fueron en esos minutos de ficción cuando surgió la idea de recorrer el río Bullent en barca. «Pasábamos muchas tardes en la marjal. En aquella época el río estaba bastante sucio y pensamos que debíamos hacer algo para limpiarlo, finalmente mezclamos el trabajo con diversión».

Pocas semanas después los amigos construyeron seis o siete barcas y, con atuendos vario pintos, navegaron por el Bullent desde su nacimiento en la zona de Les Aigües hasta el Blau de Carrapatar. El grupo estuvo acompañado de otros amigos que les animaron a lo largo del recorrido, «a pesar del frío de la época, nos divertimos mucho y decidimos repetir el año siguiente. Poco después empezamos a repartir premios».

La fama de esta carrera no tardó en difundirse, primero a los amigos, poco después entre los pegolinos y más tarde traspasó las fronteras del municipio y atrajo a vecinos de la Marina Alta y la Safor. Pocas ediciones después, el número de embarcaciones participantes superaba el centenar. Era tal la aglomeración de gente que la Guardia Civil tenía que intervenir para que no se invadiese la carretera CV-715, cerca de la salida de las embarcaciones.

Incluso los medios de comunicación se hacían eco de la fiesta: «todos los años venía Canal Nou y otros medio para retransmitir la Baixà», comentan.

El éxito no pasó desapercibido para el Ayuntamiento de Pego, que hasta entonces se había limitado a proporcionar vallas para cortar los caminos, así como servicios médicos. El gobierno local empezó a asumir la gestión de la fiesta y aprovechó la proximidad con el Carnaval para vincular ambas celebraciones.

Con el paso de los años, el grupo de amigos fue dejando de participar en la 'Baixà' porque «nos hicimos mayores para repetir lo que hacíamos en aquella época», apuntan. Pero pese a que no participan de forma activa, muchos de ellos todavía siguen acudiendo a ver la carrera que inventaron. Un espectáculo que sigue gozando de buena salud, a pesar de que el número de participantes no es tan elevado.

Fotos

Vídeos