Neeson vuelve a hacerse el héroe

Liam Neeson en 'El pasajero'. / lp
Liam Neeson en 'El pasajero'. / lp

B. CRESPO

Puede que remontando en una mesa de edición las colaboraciones entre Liam Neeson y Jaume Collet-Serra, escogiendo escenas de todas sus películas, se pueda disfrutar de la action-movie definitiva pergeñada en lo que llevamos de siglo. Con 'El pasajero' son cuatro las veces que han unido fuerzas el popular actor, cómodo en su posición de héroe de acción tras el éxito de 'Venganza', a pesar de la edad, y el cineasta español afincado en Los Ángeles ('La huérfana', 'Infierno azul'). Siguiendo los pasos de 'Sin identidad', 'Non-Stop (Sin escalas)' y 'Una noche para sobrevivir', títulos estimables que insuflaron energía al género, en su nueva aventura accidental Neeson viste de ejecutivo y cambia el avión por un tren. En su trayecto habitual de vuelta a casa en el cercanías, descubre que el viaje puede acabar muy mal tras aceptar un reto absurdo que le plantea una pasajera. Convertido de nuevo en héroe sexagenario a su pesar, se ve inmerso en un relato adrenalítico donde la tensión manda.

Fiel a su filmografía, la autoría queda a un lado en beneficio de la solvencia, aunque la capacidad de Collet-Serra para afrontar con soltura este tipo de proyectos es una seña de identidad.

Fotos

Vídeos