Murviedro cumple 90 años

El alcalde de Requena, Mario Sánchez; Teresa Cháfer, directora de Política Agraria, y Marc Grin, director general de Murviedro.Ricard Camarena. / Jesús Signes
El alcalde de Requena, Mario Sánchez; Teresa Cháfer, directora de Política Agraria, y Marc Grin, director general de Murviedro.Ricard Camarena. / Jesús Signes

Los vinos de la bodega cuentan con numerosos galardones

PEDRO G. MOCHOLÍ

Muy cerca del siglo se sitúa Murviedro, la bodega que abrió el suizo Arnold Schenk en 1.27 para comenzar a comercializar el vino que se producía en la provincia de Valencia, y que comenzaba a tener cierto prestigio, sobre todo entre nuestros vecinos del norte de Europa.

Un personaje muy visionario Arnold que buscaba una tipicidad y una calidad que nuestro terroir le ofrecía y que le garantizaba a ofrecer unos vinos de una constataba calidad.

Esa visión de futuro que otorgábamos a Arnold, fue la base y la principal creencia suya cuando hace 90 años, él ya apostó por el terruño y la tipicidad, que cierran el círculo empresarial, pues garantizan todas las fases del proceso vitivinícola, desde el viñedo, hasta el consumidor final.

Así fueron pasando los años, y las complicadas vicisitudes que asolaron España y Europa éntrelos años 30 y buena parte de la década de los 40.

Pero ello no fue óbice para que Murviedro, una bodega ya consolidada, siguiera creciendo, y ampliando sus mercados más allá de Europa.

Cómo empresa puntura, y una gran apuesta por la calidad implícita, en la década de los 80, comienzan a abandonar el granel, y apostar por el embotellado, una sensación que día a día se iba consolidando entre los amantes del buen vino.

En esta cuestión es fundamental la llegada de Michel Grin a finales de los años 60 para tomar el cargo de gerente y hacer frente a esos nuevos retos que reclamaba el mundo del vino, y del que Murviedro no hacía oídos sordos, y encabezaba la rebelión en nuestra Comunitat.

Otro reto importante que tenía que afrontar la bodega, era el cambio de sede, y esta también se produjo; cómo no, de la mano de Michel. Éste cambio, no era otro que el traslado de las antiguas bodegas en el Puerto de Valencia, a la localidad de Requena, un traslado que se realiza coincidiendo con el 70 aniversario de la bodega.

Una bodega que se ha ido consolidando con el trabajo rutinario del día a día, sin desfallecer y siempre cómo dijo su mentor y creado Arnold Schenk, apostando por la calidad de nuestros vinos. La gerencia de Michel Grin fue excepcional, y situó a la bodega, no solo entre las grandes de España, sino de Europa. Al tiempo, su jubilación llegó, y después de una gerencia por parte de la empresa, fue su hijo Marc Grin quién tomó las riendas de la bodega.

Esos nuevo retos y apuestas se desvelaron hace una semana cuando celebrando ese 90 aniversario, Murviedro abrió al público su Cueva Museo en la villa de Requena, aquella localidad a la que se mudaron hace 20 años, y que hoy han querido agradecerle, toda la hospitalidad que han recibido todos estos años.

La Cueva del Vino es un espacio de divulgación y que acerca la pasión y la cultura por el mundo del vino a todo tipo de público. Haciéndoles conocedores de la historia, y todo los que representa el vino y la enología para la comarca de Utiel-Requena.

Marc ha querido agradecer esta hospitalidad, y ofrecer a la comarca esta recuperación de una antigua bodega familiar, y que Murviedro ha recuperado.

No solo ésta ha sido la novedad a tan significativa fecha, pues la bodega y Marc siguen apostando por el viñedo, o el terroir que diría Arnold, y por ello, han adquirido la Finca Casa Lo Alto, en dónde la bodega desarrollará un proyecto enoturista que verá la luz a finales del verano 2018, y en el que se apostará por la agricultura ecológica y técnicas biodinámicas, de las que Víctor Marqués, enólogo de la bodega desde hace ya unos años, es un gran defensor.

Y si tuviéramos que hablar de la calidad de sus vinos, tendríamos que utilizar varias hojas de LAS PROVINCIAS, para solamente recordar los premios y menciones de los últimos años, por ello, vamos a enumerar solo aquellos que han conseguido los últimos meses. En el mes de septiembre consiguieron seis medallas de Oro y una de plata en la cata de la Berliner Wein Trophy.

Los vinos premiados con las medallas de Oro fueron Murviedro Colección Bobal Roble 2015, Murviedro Cepas Viejas Bobal 2014, La Pepica Monastrell, Gran castillo Signature Reserva 2013, Bob&Al 2016 ( aún no ha salido al mercado), la última medalla de Oro la ha conseguido con el Sparkling Sauvignon Blanc Sleeve. La medalla de Plata la consiguió uno de sus vinos míticos, y de que auguré grandes éxitos la primera vez que lo probé en 2.008 acompañado de su antiguo enólogo Pablo Ossorio.

A esa medallas de Oro, hay que sumarle otras 8 que consiguió en el Japan Wine Challenge: Cueva de la Culpa 2013 (aquí consiguió el oro). Las platas de Murviedro Colección Reserva Bobal 2013 y Murviedro Colección Reserva 2013 y cinco Bronces: Luna de Murviedro, Sauvignon Blanc, brut, Brut Rosé, junto al DNA Murviedro Fashion Alma Mística 2016.

En la inauguración de Cueva Museo, estuvieron presentes el alcalde de Requena, Mario Sánchez, La directora general de Desarrollo Rural y Política Agraria, Teresa Cháfer, y por parte de Murviedro, el actual director, Marc Grin, y el anterior director, Michel Grin.

Fotos

Vídeos