Fartons Polo lanza una horchata 100% natural y elaborada en Alboraya

Fartons Polo

Un producto para toda la familia y todos los consumidores, ya que está libre de alérgenos, y también de lactosa y con una caducidad de 21 días

LAS PROVINCIASValencia

La empresa valenciana Fartons Polo, estrena una nueva horchata fresca que gracias a su proceso de elaboración obtiene un "sabor auténtico" con un tratamiento térmico más suave para lograr un producto más fresco y natural.

Ya el año pasado innovaron en el mercado del producto cuando lanzaron su horchata en brick, que consiguió que la empresa valenciana consiguiera unas grandes ventas.

En este caso, un producto para que lo pueda disfrutar toda la familia y todos los consumidores, ya que está libre de alérgenosy, también de lactosa y con una caducidad de 21 días.

Con la elaboración de esta horchata fresca, han conseguido llevar a los hogares de los consumidores “el auténtico sabor de la horchata natural pero ahora en su casa”.

Desde su centro de producción en Alboraya han elaborado esta horchata con chufas de valencia, “lo que nos diferencia es la minuciosa selección de las chufas con la que producimos nuestras horchatas y el control del 100% del proceso desde el reparto de la simiente hasta su envasado”, explica Rodrigo Polo​​.

La horchata de chufa, es una de las bebidas más tradicionales de España con propiedades digestivas beneficiosas y saludables. Es nutriente porque contiene carbohidratos, lípidos, proteínas, diversos minerales y vitaminas y no contiene colesterol.

Un proceso de elaboración totalmente integrado

Polo es la única firma que tiene totalmente integrado todo el proceso de la elaboración, desde la producción de la chufa hasta la horchata, en la localidad valenciana de Alboraya, conocida como la cuna de la chufa.

El proceso de producción de la horchata comienza con la selección y preparación de las chufas que utilizan como simientes para el cultivo, que se plantan en primavera y se recolectan a partir de noviembre.

Del campo pasan directamente a su propio lavadero, donde primero se limpian con agua para retirar raíces, piedras y las chufas defectuosas.

El siguiente paso es la selección de las mejores y a continuación se inicia el secado, un proceso de tres o cuatro meses y que, de forma lenta y natural, elimina el 80 % del agua, “un proceso que respeta las costumbres valencianas en la elaboración de la horchata”.

La fase de selección se realiza con doce cámaras de visión artificial, que desechan las chufas que no cumplen los estándares de calidad y luego se inicia un nuevo lavado de la chufa y se tritura en unos molinos, de donde se saca una pasta, que pasa por unas prensas con un tamiz para extraer el jugo que servirá como base de la horchata.

Durante el higienizado, se somete la esencia de la chufa a un pasteurizado a baja temperatura para higienizar y conservar la horchata y finalmente se añade azúcar, agua, canela y limón.

Fotos

Vídeos