Las Provincias

Begoña Rodrigo: «Los 'reality' de cocina están banalizando la profesión»

Begoña Rodrigo: «Los 'reality' de cocina están banalizando la profesión»
/ EFE
  • La propietaria de La Salita reconoce que, tras ganar la primera edición de Top Chef, tuvo una temporada en la que se «mordía un poco más la lengua»

La cocinera y propietaria del restaurante La Salita de Valencia, Begoña Rodrigo, ha asegurado que los concursos de cocina en televisión "empezaron muy bien" pero algunos se han convertido en "reality show" con enfrentamientos que acaban por "banalizar" la profesión.

Así lo ha manifestado Rodrigo en una conversación con EFE tras participar hoy en el congreso internacional de redes sociales Comunica2.

Rodrigo ha contado su experiencia con las redes sociales, que aparecieron en su vida como una forma de "apertura al mundo", y que le han permitido conocer a cocineros que le interesan, intercambiar conocimientos fácilmente y de forma rápida, y "ver qué pasa en el mundo".

Considera que las redes sociales son una muy buena herramienta, pero hay que saber utilizarla, "ser constante, seguir una misma línea, saber lo que se hace, y si tienes un proyecto personal tus redes también tienen que ser personales", ha comentado.

Ha asegurado que no tiene "pudor" en mostrar su personalidad y carácter en sus cuentas en las redes, pero reconoce que tras ganar la primera edición del concurso Top Chef tuvo una temporada "en la que me mordía un poco más la lengua, porque llegaba a un público que no era la gente con la que yo solía interactuar".

Sobre los concursos de cocina de televisión, a su juicio, "empezaron muy bien pero se están estropeando mucho", porque en España se tiene "la mala costumbre de convertir un 'talent show' en un 'reality show', un 'Gran hermano'", y se buscan "perfiles, enfrentamientos e historias", cuando los espectadores lo que quieren ver es gente cocinando y no estos espectáculos.

Además, "hacen una presentación de la cocina con una banalidad que no refleja el esfuerzo que es ser un cocinero", y esto está llevando a muchos jóvenes a optar por la cocina o a trabajar en un restaurante buscando fama, "salir en la televisión", con un desconocimiento total de lo que este oficio conlleva de horas de trabajo y sacrificio.

Críticos gastronómicos

Para Rodrigo es necesario un "cambio generacional de los críticos gastronómicos", ya que, aunque "ahora están un poco de suerte porque ha vuelto la cocina clásica reinventada", ha habido muchos años de mucha técnica en la que han estado "totalmente obsoletos, no tenían ni idea de lo que se estaba diciendo" y en algunos casos escriben al dictado de lo que cuenta el cocinero.

Sobre su último proyecto, el restaurante Nómada, que abrió en octubre en el centro comercial Bonaire de Valencia, asegura que está funcionando "fenomenal" después de un primer mes difícil, y aunque asegura que muchas personas acuden adrede al restaurante también lo hacen clientes que van de compras y agradecen tener una alternativa a las franquicias de comida rápida.

Rodrigo colabora también, desde 2015, con Scolarest, la división de educación de Eurest para la mejora del servicio que se presta en los comedores escolares de la Comunitat Valenciana, mediante la formación de cocineros para la preparación y presentación de platos y diseño de menús saludables, un contrato que le surgió tras su paso por Top Chef.

Según Rodrigo el precio que se paga en algunos colegios por un menú escolar es "infame", en algunos casos hasta diez veces más que su coste, y asegura que "con un precio razonable se puede comer un menú saludable". Además, ha recalcado que los padres deben asumir también su responsabilidad de educar a los niños en buenos hábitos alimentarios desde casa.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate