Escapadas desde Valencia: tres días en Berlín

Escapadas desde Valencia: tres días en Berlín
LP

MIKEL LABASTIDA

Pocas ciudades han vivido una transformación como la de Berlín en los últimos años. Tras la caída del muro y el ingreso en la Unión Europea la capital europea se ha convertido en una urbe en constante ebullición, a la que le ha tocado adaptarse y reinventarse. Por ello Berlín da para muchas visitas, porque el turista siempre encontrará nuevos puntos de interés.

En Berlín hace frío, eso sí, por lo que es importante sopesar bien en la época del año en la que acudir. Y en función de eso no olvidar suficiente ropa de abrigo. Berlín es la ciudad de 'El caso Bourne', de 'Good bye Lenin', de 'La vida de los otros' o de 'Corre Lola Corre'. Berlín es la ciudad a la que cantó Lou Reed, David Bowie o Marlene Dietrich. Y es también la ciudad que sirvió de inspiración a escritores como Alfred Döblin, John Le Carré o Ian McEwan. En una primera visita no queda otra que recorrer los lugares más clásicos y comprobar las posibilidades de una localidad que invita a repetir y descubrir los muchos rincones secretos (y no tanto) que esconde en sus barrios.

Descárgate las rutas de Berlín

Día 1

LP

La Puerta de Bradenburgo (2) le va a dar la bienvenida. Construido entre construido entre 1734 y 173 este monumento sobresale por sus 26 metros de altura, así como por los relieves en los que aparecen representados los dioses Hércules, Marte y Minerva. Está ubicada entre la Plaza del 18 de Marzo y la Pariser Platz (que alberga instituciones como la Academia de las Artes). Posiblemente le sorprenderá en la zona el edificio de DZ Bank, lógico teniendo en cuenta que es obra de Frank Gehry. Muchos son los arquitectos que han visto en esta ciudad su oportunidad para experimentar con sus trabajos. A la derecha de la Puerta de Brandenburgo, se encuentra el Parlamento Alemán (1), con su famosa cúpula a la que puede acceder gratuitamente y que merece especialmente la pena hacerlo de noche. No muy lejos sorprende la modernísima Plaza Potsdamer (3), que confirma que Berlín es también un lugar de contrastes.

Unter den Linden (5) es una de las principales avenidas de Berlín, que se quedó en ruinas tras la II Guerra Mundial, pero que ahora ya ha recuperado su esplendor. Durante el recorrido nos toparemos con Bebelplatz (6), tristemente conocida por la Quema de Libros de 1933 ordenada por Goebbles. Además de un particular recuerdo a este triste hecho, en el enclave destacan la Ópera y la iglesia Católica Romana, la más antigua de Alemania. Al finaliza Unter den Linden comienza Karl Liebknecht Strasse, una avenida de similar estructura, en la que destaca la impresionante Catedral de Berlín y queda próximas la bella plaza Gendarmenmarkt (7) y Hackescher Markt (8). Otra vía similar es Friedrichstrass (4), donDe se aglutinan una gran variedad de tiendas. Posiblemente alguien les señale como atractivo turístico el edificio Kunstahus Tacheles (9), que en su día fue museo y ahora únicamente tiene acceso por la parte de atrás y ha sido tomada por artistas locales para celebrar muestras y eventos.

El día se puede completar con una escapada a Spandauer Vorstadt (10), un barrio muy animado para comer y en el que hay que buscar los patios ocultos entre los edificios.

Día 2

Es imposible no toparse con la vista con la Torre de Televisión, que con sus 368 metros de altura, es la más alta de la Unión Europea. Se ubica en la popular Alexanderplatz (11), que también se distingue por albergar el Reloj de las Horas del Mundo, otro símbolo de Berlín. Es un espacio de encuentro y habitual para quedar. Muy cerca queda la conocida como Casa Roja, el ayuntamiento de la ciudad.

La Isla de los Museos (13) de Berlín se inauguró en 1830 instalando en ella el Museo Antiguo. En la actualidad acoge cinco centros por lo que conviene reservar tiempo o escoger exactamente cuál visitar y cuál descartar. En ellos se atesoran joyas como el busto de Nefertiti o el Altar de Pérgamo. En la orilla del río Spree acercarse al barrio de San Nicolás (12) permite viajar al medievo y una vez allí no hay excusa para no probar, en una de las animadas tabernas, los platos típicos alemanes.

El barrio de Kreuzberg (15) es también conocido como el pequeño Estambul porque gran parte de su población es de origen turca, una buena oportunidad para encontrar en esta zona productos típicos de ese país. Esta localización es célebre además por albergar el Checkpoint Charlie (14), uno de los pasos fronterizos entre el sector soviético y el americano durante la guerra fría, el Museo de Kreuzberg (17), el Museo Judío (16) y Künstlerhaus Bethanien (18), un antiguo hospital reconvertido en centro artístico-cultural. A unos minutos, East Side Gallery es el tramo más extenso que queda del tristemente conocido Muro. En el cercano Parque de Treptow se halla el Memorial a los soldados soviéticos caídos en la Batalla de Berlín (19).

Día 3

LP

En una escapada rápida a Berlín no se puede dejar de dar un paseo por el Tiergarten (20). El terreno donde se asienta fue desde el siglo XVI un espacio destinado a la caza de jabalíes que utilizaba la familia real. Hoy es un extenso parque en el que se ocultan joyas como el Monumento a Bismarck o la Columna de la Victoria y espacios acogedores como el café del Neuer See, junto al lago, o los Archivos de la Bauhaus.

Tras la tranquilidad toca volver al bullicio y eso es identificatvio de Kurfürstendamm, llamada coloquialmente Ku´Damm (21), es la calle más visitada de Berlín, lugar de ocio por excelencia de berlineses y turistas y sitio de paso para acceder al zoo (22). Para comer algo es recomendable acercarse a Winterfeld Markt (24), el mercado mas famoso y grande de la ciudad.

Otras escapadas

Fotos

Vídeos