Chodos, un pueblo al borde del precipicio

Chodos, un pueblo al borde del precipicio
Foto: Castellón en ruta

Casi 100 metros de vistas a los pies de la cima del Peñagolosa | Calles empinadas y escalonadas, llenas de restos de murallas, puertas y torres integradas en las edificaciones actuales

G.MORANTValencia

Respirar. Silencio. Completo vacío. Abrir los ojos y sentirse inundado por los colores de la naturaleza. El amarillo de las hojas perennes de los huertos, los marrones y verdes de pinares, carrascales y robles, o los grises y pardos de bancales y masías. Vistas únicas a los pies de la cima del Peñagolosa. Los paisajes de Chodos. El pueblo al borde del precipicio.

Y es que este pequeño municipio del interior de Castellón está situado en un punto estratégico de vigilancia, como la fortaleza del Papa Luna o el baluarte de Morella. Sobre una mola, al borde de una sima de casi 100 metros de altura. Y en el centro de la población, en el punto más alto, resiste lo poco que queda del alcázar árabe reconquistado por el Rey Jaume I. El Callis. Los restos del castillo, los basamentos de torreones, la parte inferior de la gran torre del homenaje, y algunos trozos de las antiguas murallas que rodeaban la población fortificada y que tenía encomendada la protección, vigilancia y defensa del valle. Elementos que se consagran como la principal atracción del municipio del Alcalatén y que se integran a la perfección entre las casas y masías de los apenas 161 vecinos.

Vistas de Chodos, municipio situado en la comarca del Alcalatén, en la provincia de Castellón.

Chodos forma parte de esas localidades de la Comunitat que parecen ancladas en el pasado. Donde el tiempo se detiene. Con calles empinadas y escalonadas, llenas de restos de murallas, puertas y torres integradas en las edificaciones actuales. Además de su historia, los visitantes llegan hasta allí para recorrer el Parque Natural y visitar lugares secretos como la Cova de Gargán, con muestras de arte prehistórico, de arte rupestre, que se esconden entre las estribaciones del Peñagolosa.

Otra de las atracciones de Chodos es la gastronomía local. Su plato típico, la Olleta. Y como productos estrella, las carnes a la brasa: cordero y conejo. Además, los visitantes de la localidad no dudan en probar las recomendaciones de los vecinos, platos cocinados con robellones, jamón secado en la tierra, caracoles o el tradicional 'perol'.

Fotos

Vídeos