Cazada por el FBI

Jessica Chastain y Idris Elba en una secuencia del filme.Karra Elejalde y El Langui en 'Que baje Dios y lo vea'. /
Jessica Chastain y Idris Elba en una secuencia del filme.Karra Elejalde y El Langui en 'Que baje Dios y lo vea'.

Jessica Chastain interpreta en 'Molly's Game' a la mayor organizadora de partidas de póquer de EE UU

ALBERT RIGOL

Una persona «llena de integridad que hace lo correcto» y una historia con perspectiva de género son los elementos clave de la primera película de Aaron Sorkin, 'Molly's Game', reveló el célebre guionista en una conferencia de prensa en Londres. El filme, que se estrena hoy en España narra la historia real de Molly Bloom (Jessica Chastain), una mujer que se convirtió en la organizadora de partidas de póquer clandestinas más cotizadas de EE UU hasta que fue cazada por el FBI y lo perdió todo. Bloom escribió un libro de título homónimo a la película donde relata su experiencia y explica todo lo que aprendió sobre la vida, el amor y la fama durante aquellos ocho años desenfrenados.

En su adaptación a la gran pantalla, Sorkin apuesta por estructurar la narración a partir de ingeniosos diálogos entre Molly y su abogado (Idris Elba), con el objetivo de que «alguien la acompañara durante su viaje» a lo largo de la proyección. «Había dos historias que quería contar. Una es la que Molly explica en el libro, que es la historia sobre cómo se convierte en la organizadora de partidas de póquer más grande del mundo. La otra es la que yo aprendía cuando hablaba con ella», explicó Sorkin.

El director reconoció que la publicación no le convenció demasiado para hacer un filme y que fue durante el encuentro con Molly, concertado por su abogado, cuando descubrió que el libro sólo era «la punta del iceberg» de una historia emocional mucho más profunda. Una sensación que también tuvo la actriz californiana, quien admitió que tenía prejuicios erróneos sobre Molly, fabricados a partir de leer la prensa y ciertas entrevistas en las que los periodistas «no eran demasiado buenos con ella».

Dinero y poder

Pero la realidad era otra: Molly Bloom operaba en un mundo frecuentado únicamente por hombres, los cuales tenían mucho dinero y poder, y eran nada menos que estrellas de Hollywood, del deporte y grandes magnates de Wall Street.

«En esta película vemos a Molly en muchas situaciones siguiendo las reglas que han sido impuestas por hombres: en su familia, en su industria y en el gobierno», explicó Chastain, quien lamentó que muchas veces «una mujer es más valiosa por su atractivo sexual». «En realidad, lo que quería Molly era tener poder sobre su propia vida. Quería tener poder sobre su propio cuerpo y sobre la industria, y pienso que vivimos en una sociedad en que las mujeres ahora están hablando de esto», añadió.

Chastain también se mostró orgullosa de poder vivir el momento en el que «muchas mujeres están dando un paso adelante», en referencia al movimiento 'me too', protagonizado por aquellas que rompieron su silencio contra el acoso sexual. Además, reclamó igualdad salarial para las mujeres y destacó el hecho diferencial de su personaje. «Siempre busco personajes femeninos bien escritos, que no están allí para encontrar un hombre en su vida, sino por lo que hacen y lo que dicen», recalcó. Sorkin, que escribió la historia sin saber que él iba a dirigirla, ironizó sobre su estreno como director por el hecho de haber más acción en los primeras escenas que en todo lo que ha narrado hasta ahora.

Fotos

Vídeos