Balfagón, esencia del Maestrazgo

Huevos poché con trufa negra de Teruel./
Huevos poché con trufa negra de Teruel.

El hotel Spa se encuentra en la histórica villa de Cantavieja

CHEMA FERRER VALENCIA.

Las tierras del Maestrazgo se encabalgan entre las provincias de Castellón y Teruel. En esta última se encuentra Cantavieja, su capital histórica. Este es un destino sugerente en todas las estaciones del año. La naturaleza en estado puro es uno de sus atractivos principales, pero también lo son los avatares de la historia acontecidos en esta tierra: íberos, romanos, moros, templarios, carlistas... En ocasiones, las desventajas son prerrogativas, y es que la legendaria incomunicación, dado lo abrupto de su geografía de la región, ha permitido que la huella de toda su historia ha sido preservada. Llegados a Cantavieja, la monumentalidad arquitectónica de la villa es comparable a los atractivos gastronómicos de la comarca: jamones de Teruel, trufas y setas, ternasco de Aragón, caza, terneras del Maestrazgo... La lista continúa y para estar, complacerse en su buena mesa y disfrutar de otras muchas cosas se encuentra Balfagón, un hotel en el que nada se hecha en falta y lugar ideal desde el que parten rutas culturales (como la de los templarios), senderistas y de turismo de naturaleza. Personalmente, lo tengo como visita obligada una vez al año. Recientemente estrenaron nuevas instalaciones termales, no hay que saltárselas, Intimimus-Spa se llama; un lugar pensado para el relax, el placer y la salud de cuerpo y mente. Con un marcado ambiente zen, en el que destaca un peculiar llovedor que no hace sino sumergir con el sonido del agua y que emula la roca del Llovedor de Castellote (visita recomendable). Salas de masajes, relax, yacuzzi y sauna privados y el circuito de aguas completan el conjunto. Pero hoy toca centrar la experiencia en lo que pude disfrutar de su carta del restaurante.

La trufa, protagonista

Todavía recuerdo cuando ejerciendo de jurado volante de la DO Jamón de Teruel, se le concedió a Balfagón el premio a mejor tapa de jamón por sus Popietas de Jamón de Teruel sobre espuma de tomate. Una creación sorprendente y sin renuncios. Así es la cocina del hotel y ahora, ya que estamos en invierno, el menú con trufa negra el más apropiado. A él me dediqué. Con este producto de temporada autóctono preparan entrantes como el Purito crujiente de Jamón y Alcachofas sobre mayonesa de Trufa, o el clásico Huevo poché trufado con Espuma de cebolla y Crujientes de morcilla. De principal, el Lomo de ternera con Pimientos de Padrón ahumados, yuca con trufa y acertadamente salseado con su 'gravy', muy británico, y es que todos los carlistas del Maestrazgo, después de perder sus guerras durante el siglo XIX, se exiliaban a Londres. Batallitas a aparte, llegamos al postre, un Semifrío de trufa y Corazón de chocolate. Pongo especial atención en un vino aragonés de la DO Campo de Borja, el Fagus Selección Especial, viñas viejas de garnacha en toda su altura y carácter (deberían presentarlo en el próximo certamen Grenaches du Monde, aunque en 2014 se llevó la plata, ahora está para llevarse el oro). Preparan una cena y estancia especial para los que decidan celebrar San Valentín, en concreto para los próximos 17 y 24 de febrero. En el muro de su 'facebook' puede encontrarse todo.

Fotos

Vídeos