Alquería de Galim, ideal para cualquier celebración

Melani Calabuig con unas botellas de Beronia. Abajo, una cazuela de arroz al horno./
Melani Calabuig con unas botellas de Beronia. Abajo, una cazuela de arroz al horno.

Este establecimiento, rodeado de naturaleza, ofrece excelentes platos

PEDRO G. MOCHOLÍ VALENCIA.

La geografía valenciana es rica en historia desde hace siglos. El paso de los muchos pueblos que nos ha ido conquistando, ha posibilitado que poseamos una gran cultura propia, la cual se ha ido nutriendo del legado que nos ha ido dejando cada uno de ellos, hasta llegar a nuestros días.

Fenicios, íberos, romanos o árabes son esos pueblos que han ido enriqueciendo esa cultura en ámbitos tan concretos cómo la literatura, la arquitectura o la escultura. Pero no han sido los únicos legados que hemos recibido. Y si importantes son, y no podemos olvidarnos de ellos, no menos significativas es la agricultura, cuyo legado, en muchos ámbitos sigue vigente siglos después.

Y toda esta presencia ha dejado una gran variedad de palacetes o de fincas señoriales, muchas de ellas en propiedad de sus descendientes o herederos, y otras muchas en manos privadas que las disfrutan, o que las dedican a la celebración de eventos y de celebraciones, y así que el disfrute sea mucho más participativo y abierto.

Esta situación o moda de celebrar eventos de todo tipo en antiguas masías, palacetes o fincas al aire libre, lejos de las capitales, ha permitido que ese inmenso patrimonio históricos tuviera una fuente de financiación legítima, gracias a la cual, se han podido restaurar un gran número de estas construcciones, y no se han abandonado al irremediable paso del tiempo.

Inmersos jardines

La Alquería de Galim es una de esas muchas fincas que encontramos en nuestra geografía y que está destinada a la celebración de eventos sociales.

Su datación se fecha en el XIII, y la encontramos a escasos kilómetros de la localidad valenciana de L´Ollería, próxima a la Serra Grosa, una frontera natural entre Valle de Albaida y La Costera.

Hace unos años Leandro Calabuig la adquirió, comenzando una consecuente rehabilitación. Su privilegiada situación geográfica la hacía ser un inmejorable espacio para la celebración de eventos sociales. Su orientación, hace que todo el día el sol sea su iluminación natural. Y esos distintos ambientes que encontramos en sus jardines, hace posible que la ceremonia civil, se pueda realizar al aire libre.

Leandro contó desde el primer momento con la ayuda de sus hijas; Melani y Adah Calabuig Martí, ambas expertas en protocolo y en todo aquello que rodeo cualquier tipo de celebraciones.

La Alquería de Galim posee unos inmensos jardines, perfectamente delimitados en distintos ambientes, y todos ellos con fuentes que le dan una gran vistosidad.

Sus jardines son ideales para realizar los cócteles al aire libre. Para ello, Melani y su hermana Adah, preparan inmensas barras dónde encuentras una gran cantidad de variedad de arroces, de barras de queso y por supuesto de barras de sushi, una de las gastronomías más demandadas hoy en día. Por supuesto no falta un buen jamón ibérico cortado al momento y a cuchillo.

Por supuesto no faltan las barras de bebidas en las que puedes encontrar a un venenciador, realizando su compleja labor de venenciar un fino de la propia barrica de Tío Pepe.

Un inmenso salón, acondicionado a la perfección da paso a la celebración del evento; boda, comunión, bautizo y fiesta social. Si Melani y Adah se encargan de todo aquello que rodea al protocolo y a la celebración, las cuestiones gastronómicas son responsabilidad de Héctor Francés, prestigioso cocinero que posee restaurante en la cercana localidad de Onteniente.

La cocina y los menús que nos ofrece Héctor son de influencia contemporánea, y en ellos encontramos diversas influencias que también las ofrece en su establecimiento.

Entre los bocados que ofrece de aperitivo encontramos Las gamba crujiente de panko y suave All i Oli, el saquito de longanizas con habitas. Coqueta de Calfó, escalibada, anchoa y uva. Mix de croquetas: chipirón, boletus con trufa y jamón.

Para estos primeros aperitivos tomamos un vino blanco refrescante cómo es el Chardonnay de Viñas del Vero. Un vino con toques tropicales, algo cítricos y algunas notas de hinojo. En boca es agradable, ligero y muy expresivo.

Los menús que nos ofrece Héctor son variados, y en ellos siempre destaca el gran nivel técnico que posee, y la riqueza del producto y de los ingredientes que utiliza.

Y entre las entradas en mesa encontramos Crema láctica con salteado de fruta caramelizada, foie mi cuit y toque cítrico. Flor de huevo, crema de patatas violeta crutons de sobrasada y lascas de ibérico. Manteniendo las tradiciones, no falta el Sorbete de Mojito. La segunda parte del menú lo acompañamos con la nueva añada del Crianza del 2014 de Beronia. Un vino que mantiene la frescura de anteriores añadas, y que sorprende por la riqueza de fruta que encuentras en boca, y el ligero toque de vainilla proveniente de la barrica. En boca es persistente y equilibrado. Sigue destacando la fruta y unos agradables toques especiados.

En los platos más consistentes del menú, Héctor le gusta que la calidad del producto sobresalga, por ello nos presenta una lubina salvaje acompañada con una suave crema de parmentier.

Y esa misma sensación se mantiene en el entrecot con patata panadera al horno.

Antes de la tarta nupcial, nos llega una Mousse de chocolate blanco con su confitura de dátil y crujiente de galleta.

Hay que destacar al gran profesionalidad que encontramos en todo momento. El espacio tiene grandes posibilidad, y Melani y Adah lo saben, por ello cuidan en todo momento que la gente se siente cómoda, y disfrute de la gran hospitalidad que encuentran en todo momento.

La Alquería de Galim. Antic Camí d Albaida s/n. Telf. 620940719. L'Ollería (Valencia).

Fotos

Vídeos