Las Provincias

«Mi vida es algo novelesca»

Albert Boadella, en una imagen de su nuevo espectáculo. :: Jaime Villanueva
Albert Boadella, en una imagen de su nuevo espectáculo. :: Jaime Villanueva
  • Albert Boadella llega al Teatro Talía de Valencia con 'El sermón del bufón', una divertida obra basada en su singular trayectoria vital y artística

El actor y dramaturgo Albert Boadella, fundador de la compañía Els Joglars y durante los últimos ocho años director de los Teatros del Canal de Madrid, estará a partir del martes 21 de marzo en el Teatro Talía de Valencia con su obra 'El sermón del bufón', una divertida pieza teatral basada en su singular trayectoria vital y profesional. Escrita, dirigida y protagonizada por él mismo, en el montaje el protagonista se desdobla en dos personajes: el de Albert (el travieso) y el de Boadella (el responsable). En una entrevista con LAS PROVINCIAS Boadella califica su vida de «algo novelesca», y recuerda que ha estado encarcelado, que se fugó o que participó en la fundación de un partido político (la plataforma Ciutadans de Catalunya), entre otros asombrosos acontecimientos de su existencia.

'El sermón del bufón', menudo título para una obra autobiográfica.

Bueno, en la 'tribu' en la que yo nací, que ya sabes que es Cataluña para menospreciarme me llamaban bufón. Yo entonces adopte este mote como un signo personal. No sé si soy o no un bufón, pero en cualquier caso me pareció un oficio tan digno y tan útil como el de los médicos. Por lo tanto utilizo el término bufón porque es como en ocasiones me han llamado algunas personas, algunas veces cariñosamente y otras, no tanto.

¿Y lo del sermón?

En el teatro siempre se hacen sermones, ya sea en comedia, tragedia, clásico o moderno. El teatro es un sermón en sí mismo. Y como me han llamado bufón y acepto el mote bajo este título honorífico cuento muchas cosas del oficio, porque llevo 56 años en este negocio, y también de mi vida.

Teniendo en cuenta su amplísima trayectoria tanto profesional como vital, ¿cómo ha seleccionado las vivencias para reducirlas a una hora y 40 minutos?

Me lo planteé como una obra de teatro, con los tiempos, los ritmos... Intentando conseguir que el espectador esté siempre interesado y no se aburra. Invitándole a seguirme en todas mis piruetas tanto mentales como físicas. En la función hay escenas hechas con El Joglars y otras donde cuento entrevistas con personajes conocidos como la que tuve con Jordi Pujol o con el rey Juan Carlos. En estos sketch me desdoblo en dos personajes: el de Albert y el de Boadella para mostrar las contradicciones del uno y del otro y donde se dicen cosas entre ellos poco agradables. Esto no es exactamente un monólogo sino de un show Boadella.

¿Y durante este show Boadella ajusta cuentas con alguien?

No exactamente. Sobre todo trato de transmitir unas sinergias artísticas y personales porque han sido muy particulares. No hay que olvidar las cosas que le han ocurrido a El Joglars: hemos tenido atentados, persecuciones y amenazas por todas las partes, y desde el punto de vista personal mi vida también ha sido bastante novelesca. Yo he sido un señor al que metieron en la cárcel por una obra de teatro, que me escapé de la cárcel, que viví en el exilio, que he mantenido una posición muy polémica con Cataluña, que he ayudado a fundar un partido político... Evidentemente ese conjunto de cosas da para una representación teatral y para más. Es un poco un repaso a la vida y a las opiniones de un artista y un ciudadano con opiniones a veces insólitas.

¿Es una obra política?

Bueno, hay opiniones políticas, pero hay muchas cosas artísticas muy divertidas. De hecho el teatro tiene una raíz política importante.

¿Cómo lleva ese salto que acaba de dar de la dirección a pisar las tablas de nuevo?

Lo llevo bien, aunque me gusta más ser un dramaturgo y un director, pero también me divierte empezar otra vez como actor.

Volviendo al título del espectáculo, ¿cómo bufón a quien le hubiera gustado divertir?

En la obra cuento que me hubiera encantado ser bufón del rey Juan Carlos porque es un rey que siempre está de cachondeo y hubiera aceptado muy bien mis bromas. Me consta de primera mano por las entrevistas que he mantenido con él que es un rey muy divertido.

¿Alguna vez se ha arrepentido de ese viaje que emprendió de Barcelona a Madrid?

No. Ese fue un gran descubrimiento en mi vida. Lo único que he lamentado es no haberlo hecho antes. Pienso que me entretuve excesivamente en los rifirrafes de Cataluña. Trate de luchar contra algo que era irreversible. La deriva de Cataluña es muy irreversible y yo estuve metido demasiado tiempo... Descubrí en Madrid una ciudad totalmente distintas; una ciudad magnífica, enormemente abierta, de las más abiertas de Europa y desde el punto profesional ha sido una inmensa alegría porque el público me ha recibido con los brazos abiertos.

Acaba de conocerse la inhabilitación de Artur Mas durante dos años por permitir las votaciones del 9-N. ¿Qué le parece la sentencia?

Bueno, Artur Mas ha estado siempre inhabilitado porque es un 'destroyer' nato. Ha acabado con un partido y hasta con su propio proceso de independencia. Es un personaje al que considero nefasto como dirigente. Yo creo que han hecho mal en inhabilitarlo. Si lo que se está es en contra del nacionalismo lo mejor era animarlo y habilitarlo (risas) porque este lo destruye todo.