Las Provincias

Garrigós, madurez culinaria

Tras pasar por la Universidad y estudiar empresariales, Pepe se deja convencer por sí mismo, le gusta la cocina y le gusta emprender. Ni corto ni perezoso ingresa en los cursos de cocina que organizaba el CdT de Valencia, teniendo como profesores a Barruguer, Torrijos, Miralles, Galbis., y otros que me dejo en el tintero, como haber estado luego junto a Romeralo, Bao, Llusar o a Martín-Tejera en su curso de sumiller, que también lo es. Cuando salió empezó en el restaurante Ocho y Medio, lugar donde comenzó a progresar hasta que se marchó a Madrid, a la Broche del gran cocinero Sergi Arola.

Esta fue la estadía que lo puso en órbita, sumándose al carro de la cocina más vanguardista cosa que trasmitió debidamente a su vuelta al Ocho y Medio de Valencia y todos sabemos lo alto que llegó a estar este restaurante. La madurez culinaria puso en marcha su iniciativa personal, gestionando la Bodeguita de María y fundando finalmente su proyecto personal, el restaurante. Qué Ganeta Tinc, donde el lema de su cocina es que el producto es el alma del plato. Su carta se modifica cuatro veces al año, coincidiendo con las estaciones, ya que en su despensa priman los productos siempre frescos, de la tierra, de la lonja, del mercado... Los menús diarios basan precisamente su composición en esta filosofía. Su capacidad creativa la refleja en cada carta renovada y son proverbiales sus arroces, hechos todos en el momento. E un aparte, Pepe Garrigós colabora como cocinero y sumiller muy activamente en la docencia entre colectivos en peligro de exclusión social. Labor callada que le honra.