Las Provincias

Calabuig, artesano del buen comer

Calabuig había concluido sus estudios de bachiller y tomó la decisión de trabajar en el recién inaugurado negocio familiar, el restaurante El rincón de Pepe de Ontinyent. Su aprendizaje inicial fue de manera autodidacta, devorando libros de cocina y de gastronomía, creando su propia evolución personal e incluso colaborando con la Fundación Pascual Tomás en el capítulo de enseñanza para la hostelería. Esto le permitió más tarde ingresar en las escuelas de cocina francesa Lenotre y la de oficios de París, la Ferrandi. Todos estos ingredientes fueron los que formaron parte de la inflexión que Rafael Calabuig dio en su carrera como cocinero. De alumno a formador, ya que la el ITVA y luego la Agencia Valenciana de Turismo lo puso como profesor de cocina en sus centros formativos de Gandía, Denia y Benidorm, además de pasearlo por media España haciendo de embajador de la gastronomía valenciana. Luego, dio comienzo la aventura del Tinell de Calabuig, en la que transformó la cocina clásica valenciana del anterior negocio familiar en otra que aplicaba los criterios vanguardistas. Actualmente, su recetario se basa fundamentalmente en productos considerados como de kilómetro 0. A esto, añade que todo lo que se sirve se hace desde los parámetros más saludables. En su despensa no entran productos o ingredientes transformados. Desde una materia prima de calidad, se llevan a cabo todas las elaboraciones necesarias, como la panadería, los embutidos, la confección de helados. Fascinante.