Las Provincias

La bobal, en la Academia de Cultura Valenciana

La Real Academia de Cultura apoyó la candidatura. :: lpJosé Hidalgo, Mari Paz Quílez, Cosme Gutiérrez,
Pablo Ossorio y Tania Arastey durante el acto.
La Real Academia de Cultura apoyó la candidatura. :: lpJosé Hidalgo, Mari Paz Quílez, Cosme Gutiérrez, Pablo Ossorio y Tania Arastey durante el acto.
  • La variedad vitícola y su terruño, puestos en valor

La pasada semana se celebró una jornada dedicada a la bobal en el principal templo de la cultura para los valencianos, la Real Academia de Cultura Valenciana, una institución que cuenta ya con más de un siglo de existencia. La DO Utiel-Requena coordinó los contenidos de estas sus segundas jornadas en esta institución con el objetivo de ahondar en el conocimiento y divulgación de las cualidades de la uva bobal y, al tiempo, poner en valor la historia del territorio vitivinícola que ampara esta denominación de origen.

La jornada arrancó con una conferencia titulada 'El origen del comercio del vino en la meseta de Requena-Utiel' a cargo de doña Asunción Martínez, arqueóloga técnico municipal del Ayuntamiento de Requena. Esta dio paso a otra titulada 'De la seda al vino. Formación de un paisaje vinícola', expuesta por doña Carmen Pérez, presidenta de Territorio Bobal y vicepresidenta del Consejo Internacional de Monumentos y Sitios (Icomos).

Hay que resaltar la importancia y labor que viene realizando la asociación Territorio Bobal, entidad que tiene como propósito agrupar a todos los interesados en la cultura del vino para apoyar la candidatura de la DO Utiel-Requena a convertirse en Paisaje Cultural de la Vid y el Vino de la Unesco. Se trata de una iniciativa impulsada por el Instituto Valenciano de Conservación y Restauración de Bienes Culturales, con el apoyo de la Mancomunidad del Interior 'Tierra del Vino' y del Consejo Regulador de la D.O.P.Utiel-Requena, para que todo el territorio que ocupa esta denominación. Abarca los municipios de Camporrobles, Caudete de las Fuentes, Fuenterrobles, Requena, Siete Aguas, Sinarcas, Utiel, Venta del Moro y Villargordo del Cabriel. Todos ellos estarían amparados bajo la calificación de 'Paisaje Cultural de la Vid y el Vino' en el caso de que la Unesco aprobara esta candidatura.

En 1997, la Unesco creó la figura de protección al 'Paisaje Cultural de la Vid y el Vino' de las regiones vitivinícolas con más tradición, y hasta la fecha son cuatro las que lo han conseguido en Europa: Alto Duero e Isla Pico en Portugal, la francesa de Saint-Emilion y la región húngara donde se produce el Tokaj. En el ámbito de la propuesta valenciana, se ha demostrado que el cultivo de la vid y la elaboración de vino se viene realizando de forma ininterrumpida desde hace al menos 2.500 años gracias a los diversos yacimientos arqueológicos que confirman la producción vínica en tan remota fecha. El más destacado de ellos es el yacimiento de las Las Pilillas, centro productor de vino más antiguo de la Península Ibérica y piedra angular de la candidatura para que la región se convierta en el quinto lugar de Europa y el primero de España en obtener este reconocimiento internacional.