Las Provincias

Marina Beach, una oferta de calidad

Poco a poco, por fortuna, La Marina Juan Carlos I va ganado en oferta de ocio y gastronomía. Uno de los responsables ha sido la apertura del Marina Beach Club de Valencia, un espacio que la playa de La Malvarrosa necesitaba. Playas de Ibiza, Marbella o Mallorca poseen establecimientos de este corte, y en ellos se disfruta desde que abren, hasta que cierran, unas sensaciones que también trasmite nuestro Marina Beach Club de Valencia.

En todo el espacio disfrutamos de los diferentes ambientes que están perfectamente conectados entre si, en una perfecta armonía de las distintas tendencias sociales que puedes encontrar hoy en día, en las que se busca sobre todo la calidad y la atención.

Una apuesta arriesgada y personal la que tomó Antonio Calero, al que sin duda hay que felicitar por el éxito que ha alcanzado desde que abrió, y que se ha intensificado este verano. Y se seguirá disfrutando lo que queda de él.

En el aspecto o apartado que más me interesa a mí; el gastronómico tengo que reconocer que en las varias ocasiones que he acudido a comer (tres), el resultado ha sido más que satisfactorio.

Y el triunfo de esta notable gastronomía pasa por los cocineros que están al frente del mismo y que son Ade Bueno y Sergio Giraldo. Ambos coordinan toda la oferta gastronómica, que pasa por su manos de una manera muy acertada.

La oferta de cocina es altamente variada, pero dónde domina las influencias de la cocina de mercado con un producto de gran calidad. Y por supuesto no falta la cocina japonesa. Refrescante es la almeja con una espuma de mar, al igual que el ceviche de corvina coronado por unas huevas de salmón y una escarcha de naranja, que le aporta una delicada dulzura.

Continúo con un turrón de foie al Oporto, suave y cremoso, y que lo acompaña con unas tostas de chapata recién horneadas. Sergio borda el rebozado de la ortiguilla de Cádiz, nada aceitosa y con un rebozado ligero con la brisa de la bahía. Tiene que darle una mayor intensidad al steak tartare (este era para niños), aunque reconozco que con la mezcla del helado de mostaza, remonta el sabor, y me pareció muy interesante el airbag de arroz.

Me sorprendió con un plato de creación propia como es la tortilla es texturas de gambón y acelgas fritas. Un plato que recuerda a un soufflé de marisco, con el toque herbáceo de las acelgas, que aunque fritas, no pierden el sabor propio.

La oferta de arroces es amplia y muy bien variada, pero ese día pedí fideuá. El sabor es profundo y equilibrado, el fideo sale suelto y apetecible, destacando la excelente presentación. Hay que valorar mucho la presentación de todos los platos, en una magnífica composición, rozando lo artístico.

Una vez acabada la comida, pasé a la terraza, había llevado una buena provisión de Perdomo (cigarro nicaragüense) y reconozco que la tarde se me hizo muy amena y tranquila, la próxima vez, llevo bañador. Enhorabuena.

Marina Beach Club. Paseo Neptuno (Marina Real). Telf. 961150007. Valencia.

Si busca un establecimiento donde disfrutar de un exquisito cóctel elaborado con fruta natural y marcas premium no dude en acudir al lounge bar Barcode en el barrio del Eixample de Valencia. En el local, dirigido por la italiana Silvia Raimondo, se pueden saborear desde los clásicos mojitos hasta los sugerentes Big bang theory (en la imagen) compuesto por fresas, albahaca y vodka; el digestivo Tibet con canela, jengibre, clavo y ron, o el afrutado Lots con coco y ginebra, entre otros muchos.

También preparan cócteles sin alcohol como en Honolulú con manzana fresca con jengibre y menta; Illetes con canela, anis y naranja fresca; o el Maracaibo, un combinado que recrea los sabores del trópico a base de hibisco, rosa mosqueta, papaya y el zumo de pomelo.

El local dispone de un amplio y cómodo espacio en el interior y una estupenda terraza.

Barcode. C/Almirante Cadarso, número 11 de Valencia.