Las Provincias

Cinco opciones para disfrutar del brunch en Valencia

fotogalería

/ Dulce de Leche

  • Descubre los mejores locales de la ciudad para pasarse al equivalente anglosajón del almuerzo

No deja de ser curiosa la facilidad y rapidez con la que el brunch ha conseguido hacerse un hueco en los locales valencianos. Para los incrédulos resulta poco más que una excusa para hacerse el finolis con un buen puñado de hastags. En cambio, quienes se han tirado a la piscina a pesar de estos clichés, repiten, y es que el mundo del brunch tiene vida más allá de lo que se deja ver en Snapchat e Instagram.

En Valencia, la pataqueta, los altramuces y el pincho de tortilla que dominaban los estómagos del bar de la esquina a media mañana han dejado paso a platos alejados del exceso de frituras, elaborados, saludables y con precios realmente atractivos. La proteína suele coronar esta unión de 'breakfast' (desayuno) y 'lunch' (comida) de la mano del huevo en todas sus variantes, siendo los benedictinos la opción más clásica. Aparecen también los carbohidratos y la fibra a través del pan, habitualmente con cereales y semillas, en forma de tostas. Verduras y frutas rematan los platos, más que completos desde el punto de vista nutricional.

Hasta aquí, nada nuevo, pero las posibilidades para brunchear en la ciudad del Turia sobrepasan sin problemas los límites de la receta estándar. Dos son los locales que se yerguen como los referentes valencianos, tanto por su veteranía como por su calidad: Dulce de Leche se presenta con la etiqueta de artesanía y ecológicos bajo el brazo en sus boutiques con tintes rústicos, ahora también de lunes a viernes. Lo hace con propuestas cerradas que varían cada fin de semana, siendo común la combinación tradicional de huevos y pan en presentaciones que varían desde las tostas a los wraps, acompañados por piezas de pastelería caseras, zumo, café y té. Por su parte, la cocina mediterránea de La Más Bonita lleva años triunfando con una amplísima carta de dulces y salados. Sus locales, de estética tradicional balear en blanco y azul celeste, enriquecen todavía más sus cuatro propuestas para la media mañana, platos combinados coronados por huevos fritos que remiten a la cocina inglesa, americana y española con guarniciones distintiva.

De aparición más reciente es el acogedor Bluebell Coffee co., una potente apuesta por la calidad con productos de temporada y la envidia de los cafés de la ciudad. Sus brunch son copiosos, completos e innovadores dentro de la oferta valenciana, con el huevo siempre presente en un abanico de recetas en las que hay cabida tanto para unas clásicas tostas con aguacate como para un arroz a la cubana. Las mimosas (combinado de champán y zumo), las limonadas artesanales y su café, siempre arábica, cierran los platos.

Por último, dos nuevos locales han ensanchado con éxito la oferta de Valencia en cuanto a este desayuno-comida. Tras su éxito en Barcelona y Madrid, el popular Federal Café aterriza en la ciudad con una oferta abierta más que amplia recogida en su carta de 'tempranos'. Su especialidad en huevos Benedict, sus morning burguers o sus preparados de lácteos y cereales pueden combinarse con zumos, cafés, tés, cerveza o vino en un ambiente inmejorable. Bastard Coffe & Kitchen, el hermano pequeño de la reputada hamburguesería Black Turtle, cierra esta recomendación con menús potentes protagonizados por el yogurt o, de nuevo, los benedictinos, siempre junto a una porción de tarta o bollería. El local, con un amplísimo y luminoso comedor fácil de relacionar con la estética de su compañero de grupo, propone además contundentes desayunos a la americana que podrían consumirse también a modo de brunch.