12 medidas para sobrevivir al calor durante el embarazo

12 medidas para sobrevivir al calor durante el embarazo.
12 medidas para sobrevivir al calor durante el embarazo.

Desde automasajes hasta la alimentación, todo vale para no sufrir durante las olas de calor, cuando se acerca la fecha del parto

LINDA ONTIVEROS

El verano, en general, ocasiona ciertas afecciones a la mujer embarazada, como edemas (hinchazón) principalmente de las extremidades inferiores, dificultad para conciliar o mantener el sueño, mayor sensación de cansancio, fatiga y pesadez, y mareos. Pero los días de altas temperaturas, sobre todo si son sucesivos, pueden ser muy molestos para las embarazadas, quienes tienen mayor riesgo de sufrir un «golpe de calor».

«El calor tiene un efecto vasodilatador a nivel cardiovascular, lo que puede producir descensos en los niveles de tensión arterial», explica el doctor Pablo Aparicio, del servicio de Ginecología y Obstetricia del Hospital General de Villalba. «A nivel digestivo podría enlentecer las digestiones de las comidas y tener cierto efecto favorecedor del estreñimiento».

«Hay que estar atentos ante los síntomas del golpe de calor: aumento de la temperatura, piel roja, caliente y seca, pulso fuerte y acelerado, dolor de cabeza, mareo, nauseas, confusión», advierte Mónica Blas Robledo, matrona de IMQ. Para sobrellevar las olas de calor durante el embarazo, sobre todo cuando se acerca la fecha del parto, la experta recomienda:

1. Beber líquido con frecuencia, preferiblemente agua, aunque la mujer no tenga sensación de sed; y no abusar de bebidas azucaradas ni de la cafeína, ya que pueden hacer perder más líquido.

2. Elegir comidas ligeras que ayuden a reponer las pérdidas por el sudor, como ensaladas, frutas, verduras, zumos naturales. «Durante el verano se recomienda mantener una buena ingesta de líquidos (2-3 litros de agua) y una dieta variada, mediterránea», acota el doctor Aparicio.

3. Controlar el consumo de sal.

4. Utilizar ropa ligera y holgada, que permita la transpiración.

5. Usar unos zapatos cómodos que no compriman.

6. Protegerse del sol con cremas de protección, sombreros y gafas polarizadas.

7. En horas de mayor pico de calor, permanecer en lugares frescos, reducir la actividad, bajar las persianas, cerrar las ventanas y utilizar ventiladores.

8. Dormir en un ambiente cómodo y fresco.

9. Elevar las extremidades inferiores y evitar periodos largos de pie o sentadas. Además, evitar cruzar las piernas y tomar baños de contraste.

10. Realizar un masaje de la zona distal a la proximal, es decir, de la zona de los tobillos hacia la ingle.

11. Descansar durante el día para reponer fuerzas. Una siesta siempre reconforta. «La actividad física al final del embarazo debe ser moderada. Posiblemente el ejercicio más recomendable sea caminar aproximadamente una hora al día», completa el doctor Aparicio.

12. Si se tienen síntomas de un golpe de calor, acudir al médico rápidamente.

Por último, «mimarse y estar atenta a las necesidades de su cuerpo», concluye la matrona Blas Robledo.

Fotos

Vídeos