Libros para niños con dislexia, Down o Asperger

Libros para niños con dislexia, Down o Asperger

La «lectura fácil» llega a las aulas para favorecer a los alumnos que tienen problemas para leer y comprender la historia, gracias a la iniciativa de Barco de Vapor, que lanza cuatro títulos adaptados a este formato

LINDA ONTIVEROS

Parecen el mismo libro para niños en dos formatos distintos. Aunque tienen la misma portada, uno es de bolsillo y con parecido diseño a la mayoría de los que se editan para niños mayores de ocho años. Pero el otro es más grande, con mayor número de ilustraciones, una tipografía gruesa y mayor separación interlineal, diálogos demarcados con estilo teatral (cada frase antecedida por el nombre del personaje) y no por guiones. Y una pegatina: «Adaptación a lectura fácil». Es la iniciativa de la editorial SM para acercar la literatura a aquellos chicos que suelen tener dificultad para leer y beneficiar a aquellos con problemas de autismo, síndrome de Down, dislexia, síndrome de Asperger y trastorno de déficit de atención.

Esta versión de Lectura Fácil de la mítica colección Barco de Vapor, dirigida a niños de entre 6 y 10 años, sigue las indicaciones de la Federación Internacional de Asociaciones de Bibliotecarios y Bibliotecas (IFLA, por sus siglas en inglés) para favorecer la lectura y la comprensión de la historia. Entre ellas, un lenguaje sencillo y directo, ilustraciones de primeros planos, diseño con un tamaño de letra mayor, longitud de línea más corta, márgenes amplios, diálogos separados de la narración.

«Texto, ilustración y diseño tienen un tratamiento específico en esta colección», afirma  Paloma Jover, responsable del proyecto Lectura Fácil de SM, que nace con cuatro títulos prescritos en las escuelas: Pirata Plin y Pirata Plan, La lista de cumpleaños, El club de los raros y Siete reporteros y un periódico. «Las editoras del proyecto han trabajado uno a uno textos e imágenes para que cumplieran los requisitos establecidos de accesibilidad. Padres y profesores somos conscientes de la importancia del acceso a la lectura de todos y para todos. Y de contar con las herramientas para que todos los niños y niñas puedan leer libros adecuados en la forma a sus intereses de contenido».

En este esfuerzo por acercar la lectura a personas con dislexia, problemas de visión o desconocimiento del idioma, los padres y los profesores han realizado una colaboración específica en las sesiones de validación que hace la editorial en algunos colegios. Por ejemplo, para Paula Fernández Soto, directora del CEIP Federico García Lorca, uno de los colegios que ha validado esta serie de libros, los niños favorecidos con esta iniciativa «se sienten parte de la clase; están felices porque trabajan lo mismo que sus compañeros».

«La acogida ha sido entusiasta y generosa», señala Jover. «La novedad es que los niños que antes no encontraban un libro con el que adentrarse en la lectura, ahora lo tendrán. Y la lectura comunitaria en el aula, tan necesaria para compartir historias y conversación crítica y reflexiva sobre el relato, se puede hacer ahora sobre las dos versiones de un mismo título». La editorial también ha trabajado con el Equipo de Accesibilidad de Plena Inclusión Madrid. «Un texto adaptado es la frontera entre poder disfrutar de la lectura o no para un conjunto de personas que ronda un tercio de la población. Es una herramienta de inclusión en el aula y en la sociedad», afirma Óscar García Muñoz, coordinador de programas y adaptador de textos a lectura fácil de Plena Inclusión Madrid.

La colección, que cuenta con el sello de Inclusion Europe (Asociación Europea de Personas con Discapacidad Intelectual y sus Familias), pretende cubrir una amplia demanda: «Las cifras relativas a alumnado con necesidades específicas hablan de más de medio millón de niños, casi un 7% de los escolares», asegura Jover. «Obtenemos así beneficios para el niño con necesidades específicas, que puede acceder a la lectura de su interés; beneficio para toda la clase que puede compartir ahora las mismas historias; para los padres, que pueden disfrutar de una nueva forma de lectura con sus hijos; y beneficio para el profesor, que encuentra en esta colección herramienta útil para la lectura en comunidad dentro de su aula».

Las versiones de lectura fácil de la colección Barco de Vapor, de los autores Anna Manso, Jordi Sierra i Fabra, Paloma Sánchez y Pilar Lozano, están a la venta desde septiembre de este año, y en 2018 ampliará el fondo con cuatro libros más, dos adaptados y dos inéditos.

Fotos

Vídeos