Las Provincias

Ecologistas de la tercera edad

Un grupo de mayores durante la reforestación en Pinar de Bonanza. :: j. a.
Un grupo de mayores durante la reforestación en Pinar de Bonanza. :: j. a.
  • Más de medio centenar de mayores toman parte en una reforestación con especies autóctonas en Pinar de Bonanza

La actividad medioambiental no entiende de edades y ayer la concejal de Bienestar Social, Sabina Galindo, y el edil de Medio Ambiente, Miguel Ángel Fernández, acompañaron a un grupo de personas mayores que se dieron cita en el monte oriolano para llevar a cabo la reforestación de cerca de un centenar de ejemplares de diferentes especies.

La actividad medioambiental formaba parte de la programación organizada por el área que dirige Galindo con motivo de la celebración del Día Mundial de las Personas Mayores «en el que hemos apostado por la realización de actividades dinámicas y que fomenten al mismo tiempo hábitos saludables», comentó la edil en relación a la jornada de baile y deporte de la que disfrutaron cerca de doscientos mayores el pasado jueves en la Glorieta Gabriel Miró.

Durante la jornada se dieron cita más de medio centenar de mayores procedentes de diferentes pedanías, así como del Centro de Mayores de la Tercera Edad Virgen de Monserrate y tomaron azadas y pequeños plantones de especies autóctonas para ayudar en la recuperación de un área de la sierra del municipio, en concreto parte del coto de caza ubicado en Pinar de Bonanza. Galindo agradeció la implicación «de nuestros mayores en estas actividades, en la que nos dejan parte de ellos con la plantación de árboles que veremos crecer gracias a su colaboración» y se mostró convencida de que este tipo de trabajos también sirven para dar ejemplo a las jóvenes generaciones.

Por su parte el responsable de Medio Ambiente destacó la iniciativa «que también ayuda a la concienciación de los ciudadanos y la actuación es un ejemplo para todos». Fernández dijo que la concejalía que dirige está centrando parte de sus iniciativas en la reforestación del monte, ya que recordó que durante este año varios centros educativos han participado en las actividades de reforestación. No obstante el concejal aprovechó la ocasión para reiterar que las competencias son autonómicas y lamentó la falta de iniciativas del Consell para poner en marcha acciones que ayuden a recuperar la masa vegetal tan castigada por el efecto del barrenillo de los pinos «pero nosotros vamos a emplear todos los recursos de los que disponemos para que nuestra sierra poco a poco salga del estado en el que se encuentra» aunque reclamó actuaciones urgentes por parte de la Generalitat para frenar el deterioro medioambiental.

Quien también se congratuló de la medida fue el presidente del Club de Cazadores de Orihuela, José Villalgordo, que echó una mano a los mayores en las tareas de reforestación del enclave donde los cazadores tienen los comederos de las perdices «porque nosotros somos los primeros interesados en que el monte esté bien conservado». Asimismo lamentó «el incivismo de muchos que vienen a esta zona porque dejan basura que nosotros retiramos y causan destrozos en las señales pero hay que tomar conciencia de que este es un espacio que merece la pena tener en buen estado».