Las Provincias

Marcha para romper barreras

Participantes de las jornadas, ayer en Albatera.
Participantes de las jornadas, ayer en Albatera. / F. A.
  • La asociación Cocemfe organiza un encuentro de colectivos de discapacitados. Un centenar de personas visita el municipio y reivindica que el centro sea accesible para personas con movilidad reducida

Un pueblo más accesible. Con esta reivindicación partió ayer una marcha organizada por la delegación alicantina de la Confederación Española de Personas con Discapacidad Física y Orgánica (Cocemfe) y Hándicaps de Albatera. Alrededor de un centenar de personas marcharon por las calles del centro para concienciar sobre la necesidad de contar con calles más aptas y para pasar una jornada de convivencia.

Miembros de diferentes asociaciones acudieron al reclamo de la entidad albaterense, cuya sede se ubica en el centro ocupacional Azahares, que asiste muchas personas de la comarca. La cita fue un éxito puesto que hubo desayuno, visita cultural, demostraciones de canes y aeróbic adaptado, además de una comida para terminar la mañana. La sesión vespertina sirvió para poner en común la labor que desempeñan algunos de los cuarenta y tres colectivos asociados a Cocemfe.

El municipio va a contar con un parque infantil adaptado que dispondrá de cuatro juegos accesibles que se van a combinar con otros con el objetivo de no disgregar a los niños discapacitados. «Es un proyecto carísimo que se va a poner en marcha la próxima semana entre el Ayuntamiento y la asociación», comentó Yolanda Rufiá, que añadió que «hay que olvidarse de apartar a los niños, por eso estos aparatos se pondrán en el parque al que van más niños».

En cuanto a las barreras arquitectónicas Hándicaps ha luchado desde hace años porque los edificios municipales cuenten con la accesibilidad que obliga la Ley. El centro de cultura carecía de rampas de acceso cuando abrió, al igual que el centro deportivo. Ambos edificios ya disponen de herramientas para personas con movilidad reducida después de construir una rampa de acceso en la casa de cultura y un elevador en la piscina climatizada. «Así las obras salen más caras que si se hubieran contemplado estas necesidades desde un primer momento», comenta la presidenta.

Llama la atención que en la reforma de la biblioteca se ha instalado una puerta de entrada que personas que se mueven en sillas de ruedas no pueden abrir. A pesar de ello, el colectivo ha mantenido diversas reuniones con la Concejalía de Servicios Sociales para adaptar el centro a vecinos con discapacidades. «Antes era inviable pasar un carricoche o una silla, pero hemos dibujado una serie de puntos negros para poder moverse por el casco urbano», señalan desde la agrupación.

Desde el Ayuntamiento apuntan que para el próximo año se realizarán varias actuaciones para rebajar aceras y adaptar los viales a personas con capacidad reducida. En la actualidad se ejecuta un proyecto peatonalización de calles donde se van a eliminar bordillos y aceras en ocho calles del centro.