Las Provincias

Sanidad esterilizará un centenar de gatos para evitar la aparición de colonias

Imagen de archivo de un gato en la Plaza de Toros, antes de que se tapiaran las ventanas.
Imagen de archivo de un gato en la Plaza de Toros, antes de que se tapiaran las ventanas. / A. Aragón
  • La campaña se prolonga hasta final de octubre y se costea con una ayuda de 6.527 euros procedente de Diputación

Evitar la proliferación de colonias de gatos y la posible difusión de enfermedades a través de animales callejeros que puedan caer enfermos son dos de los objetivos que persigue la Concejalía de Sanidad, que ha puesto en marcha una campaña de esterilización de mininos en todo el término municipal que cuenta con una ayuda económica de la Diputación Provincial, un total de 6.527 euros, y la colaboración del Colegio de Veterinarios. La actuación consiste en localizar a los gatos y capturarlos, con la intención de comprobar que están en buen estado de salud, esterilizarlos y después devolverlos a la calle con las garantías de que ni van a tener descendencia ni posibilidades de propagar ninguna enfermedad.

La concejal de Sanidad, Noelia Grao, explica que los dos laceros municipales son los encargados de la captura de los animales y que todo el procedimiento se realiza con supervisión veterinaria. La edil añade que se tiene de plazo hasta el 31 de octubre para realizar unas operaciones que varían en el coste dependiendo de que se castre a un macho a una hembra, en este último caso se triplica el gasto, y en base a la cantidad de dinero con la que se cuenta, se espera conseguir la esterilización de alrededor de un centenar de ejemplares.

La campaña está destinada a todo el término municipal, por lo que no hay zonas determinadas donde llevarla a cabo. Grao comenta que la Plaza de Toros puede ser uno de los espacios donde los vecinos pueden entender que hay una colonia, pero que no es así dado que el número de felinos que habitan sus alrededores no llega para considerarla como tal. Así, la mayoría de las zonas de concentración se dan en la costa, en espacios como Aguamarina donde además los gatos están acostumbrados a comer de lo que le ponen los vecinos. En este sentido la concejal recordó que es muy importante que no se acostumbren a comer lo que se les pone -de hecho está prohibido alimentarlos-, puesto que los gatos son animales «que también tienen su papel, como el acabar con otros animales que se pueden considerar plagas como las cucarachas o los ratones, y se les acostumbra a que no cacen no lo realizan», asegura la edil.

La intención de la campaña es tener controlada a la población de gatos y sobre todo que no proliferen, puesto que también pueden llegar a ocasionar molestias. Noelia Grao comenta que lo que se quiere es que no se multiplique en exceso la población y que estén en lugares donde se puedan controlar de forma que cuando pase un tiempo se puedan realizar acciones para saber cómo siguen.