Las Provincias

El Pader pide que el alcalde reaccione para regular la situación de la plantilla

  • La dirección general de la Administración Local envía otro escrito donde insta a regularizar a los empleados en régimen de personal laboral

El grupo municipal del Pader ha solicitado al alcalde de Rojales, Antonio Pérez, que reaccione para regular la situación laboral de más de un centenar de trabajadores del Ayuntamiento. Esta semana la dirección general de la Administración Local de la Comunidad Valenciana ha vuelto a enviar una misiva para que el gobierno local dé una solución a la situación laboral de más de la mitad de la plantilla que se encuentra bajo régimen de personal laboral. Aunque desde Alcaldía se asevera que este tipo de contratos no sobrepasa la veintena.

Esta es la tercera advertencia que entra a través del Registro Municipal para que se convoquen diferentes concursos públicos con los que «adecuar a la normativa» al personal municipal. Desde el Consell apremian a la Corporación municipal a actuar por medio de sus competencias de gestión administrativa o de lo contrario el gobierno valenciano actuará para que la situación se amolde a la Ley. Todo ello con el objetivo de que los contratos públicos se realicen bajo los principios constitucionales de «igualdad, mérito, capacidad y de publicidad», advierten en el escrito.

El portavoz del Pader, Desiderio Aráez, espera que el equipo de gobierno se pronuncie al respecto, «esperamos una reacción del alcalde porque toda la Corporación debe aprobar el procedimiento». En un primero momento se le requirió durante la semana pasada en Pleno, si bien el pasado lunes llegó una nueva orden desde Valencia. Esta es la tercera advertencia que se realiza a través del Registro de Entrada, si bien a nivel interno advierten que el Consistorio ya ha recibido instrucciones para normalizar la situación de la plantilla con anterioridad.

Aráez se pregunta cuál es el problema que existe y por qué no se ha dado ninguna respuesta a la Generalitat Valenciana. Desde el partido de la oposición denuncian la dejadez que se tiene al respecto y la situación prolongada en la que los trabajadores se encuentran desde hace años. No obstante, el Pader asegura que «no tenemos ninguna responsabilidad en todo lo ocurrido», y asevera su portavoz que «han tratado de echarnos la plantilla en contra cuando deberían haber regularizado todos los contratos desde hace años».

Por su parte, el regidor, Antonio Pérez, considera que el número de trabajadores que se acoge a este régimen de personal laboral discontinuo no supera la veintena. El socialista mantiene que esta cuestión se ha remitido a Secretaria, Intervención y a la asesoría jurídica, pero existe un problema «porque desde el 2012 el Gobierno no deja realizar ofertas de empleo público». Pérez manifiesta que la mayoría de afectados son monitores de las diferentes escuelas públicas que imparte el Ayuntamiento como danza, teatro o deportes. En cualquier caso aseguró que ha fijado una reunión con el director general de Administraciones Públicas para la próxima semana para solventar el problema.