Las Provincias

fotogalería

Dos trabajadores ayudan a posar una de las campanas. / F. A.

Las campanas de la iglesia recuperarán sonidos en desuso tras su restauración

  • La parroquia inicia un proyecto de rehabilitación del campanario para cumplir con la normativa de Patrimonio

Las campanas de la iglesia parroquial de San Andrés tocarán diferentes melodías que hasta el momento se encuentran olvidadas en Almoradí. El proyecto de restauración del campanario se inicia con la restauración de los cuatro elementos musicales y la retirada de las rejas que marcaban los ojos del torreón. Con este proyecto se cumple la normativa de Patrimonio del BIC de la campana mayor, 'Andrea', que está fechada en 1771 y que supone uno de los elementos patrimoniales más antiguos del municipio. La restauración se quiere finalizar antes de la celebración de San Andrés y para ello, ayer una grúa de gran altura retiró las cuatro piezas de metal. Las tres restantes datan de en la posguerra, si bien en 1976 se bajaron para cambiarles el yugo por otro de metal e introducir un mecanismo automático. El cambio desvirtuó el sonido original de las campanas puesto que «el metal también vibra y el sonido pierde fuerza». Con la esta actuación, desde la parroquia se pretende recuperar diferentes melodías como las de las novenas, rogativas el 21 de marzo a San Emigidio, el toque de oración, el toque de ángelus o el de difunto. Conocidas como 'San José', 'San Antón' y 'San Senen' tendrán junto con 'Andrea' el mismo color melódico en unas semanas para que «el patrimonio local inmaterial se quede intacto», explica el restaurador Roberto Cabrera.

La empresa encargada de rehabilitar las piezas dejará expuestas durante unas semanas en la puerta de la iglesia. Hasta entonces la parroquia se servirá de la campana del Ayuntamiento para comunicarse con sus fieles. Este primer paso se realiza con la intención de iniciar una actuación de mejora en el campanario donde la parroquia va a colocar nueva iluminación y las rejas a falta de mejorar la fachada exterior.