Las Provincias

El Consell insta al alcalde a regularizar a un centenar de empleados municipales

El alcalde, Antonio Pérez, en una imagen de archivo.
El alcalde, Antonio Pérez, en una imagen de archivo. / C.M.A.
  • El gobierno valenciano pide que se convoquen concursos abiertos para cubrir 107 puestos de personal laboral para cumplir con los preceptos constitucionales

El gobierno valenciano ha dado un toque de atención al Ayuntamiento de Rojales para que regularice la situación laboral de más un de centenar de empleados. La dirección general de la Administración Local ha remitido un escrito al equipo de gobierno que dirige Antonio Pérez para que convoque concursos públicos para ofertar 107 puestos de trabajo del funcionariado municipal que se encuentra catalogado como personal laboral.

La Generalitat ha actuado de oficio mediante un escrito al Consistorio, que publicó la relación laboral en el Boletín de la Provincia el pasado marzo. El Ayuntamiento cuenta con 175 trabajadores que generan un gasto de 5,8 millones de euros en cada presupuesto municipal.

Así las cosas el órgano del Consell dictamina que tanto el personal laboral indefinido no fijo como el indefinido fijo «carecen de fijeza en la plantilla» y apremia a que el equipo de gobierno tome las medidas necesarias que «garanticen los principios constitucionales de igualdad, mérito y capacidad, así como el de publicidad en cuanto a la selección del personal de la Corporación local». Esta petición viene motivada por la situación que arrastra la entidad rojalera desde hace décadas con respecto al personal laboral indefinido que suma 107 personas de los 175 empleados municipales. En este grupo se engloban conserjes, limpiadoras, peones jardineros, de obras y otra serie de auxiliares que no tienen asignada su plaza mediante un concurso abierto.

La dirección general de Administración Local advierte en su escrito al equipo de gobierno para que tome soluciones puesto que con la actual situación se cometen ilegalidades a la hora de conformar la plantilla, puesto que la provisión de estos puestos debe hacerse «mediante procesos selectivos que tengan carácter abierto y garanticen la libre concurrencia». Además, regaña al gobierno municipal al avisarle de que existe jurisprudencia del Tribunal Supremo acerca de las consecuencias de la existencia «de irregularidades relevantes en la contratación temporal de trabajadores por una entidad pública».

La administración autonómica apunta que «existen causas lícitas» para extinguir el contrato de los trabajadores laborales indefinidos y añade que se mantiene «a la espera de recibir información del Ayuntamiento sobre la resolución o acuerdo que se adopte en relación al escrito».

El presupuesto general del 2016 refleja con respecto a la plantilla de Rojales que 86 trabajadores pertenecen al epígrafe de personal laboral indefinido y 21 al de personal indefinido no fijo. Entre los dos suman más de un centenar de empleados que corresponden al capítulo de gastos de personal que se lleva casi seis millones de los once que presupuesta el Consistorio.