Las Provincias

El Ayuntamiento facilitará que los peatones y ciclistas circulen seguros por la ciudad

Distintos tipos de vehículos circulan por el centro de la ciudad. :: alberto aragón
Distintos tipos de vehículos circulan por el centro de la ciudad. :: alberto aragón
  • Las distancias cortas del casco urbano hacen que no se plantee un transporte que sí se quiere potenciar en las pedanías y en la costa

En los últimos días el Ayuntamiento de Orihuela ha pasado a formar parte de la Red de Ciudades por la Bicicleta y a rubricar, junto a otros municipios de la Comunitat y auspiciado por la Generalitat, el Plan Valenciano por la Movilidad Sostenible. Con las declaraciones de intenciones hechas ahora toca trabajar para lograr los objetivos que buscan esa movilidad urbana que respete a su vez el medio ambiente, y que pasan por hacer las ciudades para las personas y no para los vehículos además de potenciar el transporte público, entre otras cosas. Orihuela cuenta desde hace algunos años con el Plan de Movilidad Urbana Sostenible (Pmus), un documento que apenas se ha desarrollado y que sirve de base para la labor que quiere realizar el concejal de Transporte, Miguel Ángel Fernández, de cara a lograr un municipio mejor conectado y vertebrado.

En este sentido como en muchos otros cuando se habla de un territorio tan diverso como el oriolano, hay que distinguir entre lo que se quiere para el casco urbano y lo que se necesita para las pedanías y la zona litoral. Así, Fernández indica que para la trama urbana oriolana, difícil en cuanto a contar con un casco histórico aprisionado por el río y por el monte, lo que se busca es crear «las infraestructuras suficientes para potenciar el uso de la bicicleta y que tanto ciclistas como peatones puedan circular sin peligro». El edil admite la dificultad por las características propias de las calles, pero añade que el Pmus «trae ciertas 'recetas' que nos sirven para implementar las medidas que queremos y que son ampliables del centro histórico a todo el casco urbano». Así, el concejal prácticamente desecha, de momento, la puesta en marcha de un transporte público a base de autobuses urbanos al tratarse Orihuela de una ciudad donde las distancias son cortas «y vemos mas conveniente, de momento, la creación de aparcamientos disuasorios».

Entre las posibilidades a tener en cuenta está el alquiler de bicicletas. Hace unos meses se hizo una experiencia de este tipo que resultó positiva y Fernández explica que ha mantenido reuniones con los encargados de este servicio en ciudades como Altea y Murcia, «porque tenemos que ver lo que hacen otros y si podemos, exportarlo», uno de los motivos además para pasar a formar parte de la Red de Ciudades por la Bicicleta.

Otro cantar es lo que ocurre con la costa y las pedanías. En este sentido desde el Ayuntamiento sí que se quiere potenciar el transporte urbano, «porque cuando las distancias pasan ya de los cinco o los siete kilómetros es necesario, sobre todo para que las personas mayores puedan desplazarse», explica el responsable municipal. No obstante las líneas de transporte interurbano escapan de la gestión municipal y de ellas se encarga la conselleria, cuya actual responsable se comprometió hace unos meses con alcaldes y concejales de toda la comarca a poner en marcha un plan metropolitano como el que se tiene previsto presentar en breve de la zona de Alicante y Elche. Fernández asegura que en el caso de la Vega Baja el Ayuntamiento de Orihuela ya ha presentado a la Generalitat las necesidades del municipio y en todo caso estarán a la espera del plan para realizar las alegaciones oportunas, si bien Fernández comenta que no se trata de algo que se vaya a poner en marcha de inmediato.

Lo que sí compete y preocupa al Consistorio es la unión del casco y las pedanías a través de redes de carriles bici. «Podríamos aprovechar en algunos casos los márgenes del río, aunque más que de movilidad ya hablamos de una cuestión de ocio que también tenemos pendiente». Así, se baraja tanto esta posibilidad como la de crear esa red por carreteras convencionales y sobre todo ver la forma de unir casco y costa por este tipo de carriles, aunque habría que estudiar si paralelos a carreteras o si pudieran realizarse a través de vías pecuarias. «Es nuestra ilusión, y aunque tampoco se trata de movilidad sostenible nos gustaría mucho conseguirlo».

Por su parte, en la costa ya se han creado una serie de carriles bici que el concejal dice que se pueden mejorar, aunque lo que le ocupa ahora es la posibilidad de incrementar al menos en frecuencia, las dos líneas de autobús urbano que recorren las urbanizaciones del litoral, las líneas roja y azul.