Las Provincias

Ángela Sansano, el día de su presentación.
Ángela Sansano, el día de su presentación. / Fernando Amat

«Los ciudadanos ya no se quedan en su zona de confort, ahora se quejan»

  • Ángela Sansano, defensora de la Ciudadanía de Almoradí

  • «Hay que intentar reclamar las cosas por su cauce en lugar de publicar en redes sociales, porque se puede hacer mucho daño a personas»

El Ayuntamiento de Almoradí ha puesto en marcha esta semana la figura de su Defensor de la Ciudadanía, en este caso defensora, un puesto que ocupa Ángela Sansano y desde el que se encargará de dirimir cualquier conflicto que pueda surgir entre los vecinos y el propio Consistorio. Se da la circunstancia que es la primera institución de este tipo en la comarca, aunque ciudades con el régimen de Municipio de Gran Población que ostentan Orihuela y Torrevieja ya deberían haber impulsado su creación tal y como dicta esa normativa.

- ¿Cuál es su experiencia laboral?

- Soy licenciada en Geografía e Historia, he estudiado cursos de Protocolo, trabajado en un banco y colaboro desde hace años con Cáritas.

- ¿Cuál ha sido su función en esta organización sin ánimo de lucro?

- He dado clases de español a chicas árabes y desde hace tres años estoy en el equipo de acogida donde hago de intermediación con los Servicios Sociales.

- ¿Cómo surgió la idea de postularse como Defensora de la Ciudadanía?

- Pues me animó un grupo de gente. En un principio lo vi como algo fuera de mis posibilidades, pero luego pensé que podía desempeñar esta función. Ciertamente la gente tiene muchas quejas contra la administración.

- Tendrá que ponerse algunas veces en contra del equipo de gobierno en el Ayuntamiento.

- Esta es la labor que me toca, la de mediar. Ellos quieren que se cree esta figura, por lo que piensan que debe ser bueno para el funcionamiento del Ayuntamiento.

- ¿Su papel es semejante al del Síndico de Agravios?

- Sí. De hecho conocía mucho al anterior Síndic. La metodología exacta no la conozco pero me van a asignar a un funcionario que me va a instruir en los temas jurídicos. Tendré a mi lado al secretario municipal para resolver cuestiones legales.

- ¿Sus resoluciones serán vinculantes?

- Haremos informes como Defensor del Ciudadano, pero no son vinculantes, luego el gobierno local decidirá.

- ¿Sobre qué tema considera que recibirá el mayor número de consultas o peticiones?

- Pues creo que más que en contra de la administración se presentarán entre los propios vecinos o contra determinados colectivos. La gente se queja de cosas puntuales porque les afecta algo de manera temporal o particularmente. Por ejemplo en las fiestas patronales hay muchas reclamaciones que se deben resolver.

- ¿Qué tipo de reclamaciones atenderá?

- Hay que poner quejas que se fundamenten. Tienen que presentarse reclamaciones que procedan y que serán a las que les demos curso.

- ¿Va a mantener relaciones institucionales con el Síndico de Agravios u otro tipo de órganos similares?

- En principio no porque este cargo es autónomo. Lo que sí voy a hacer es hablar con la Defensora de la Ciudadanía de Aspe, que ha puesto en marcha la primera oficina de este tipo, para que me asesore un poco.

- ¿Sabe que en ciudades con estatuto de Gran Población este cargo todavía no se ha implantado?

- Supongo que como no se ponen de acuerdo entre los propios grupos municipales habrán querido evitar otro punto de discusión.

- ¿Se considera una persona capacitada para intermediar problemas con el Ayuntamiento?

- No soy ningún ejemplo, pero la edad te da experiencia. Los problemas que hemos tenido en Cáritas con la comunidad musulmana o con otras instituciones los hemos resuelto de la mejor manera posible.

- ¿Ha cambiado la participación ciudadana realmente?

- Sí, llevamos unos años notando este cambio. Pero lo mejor es que la gente tiene afán de participar. Los ciudadanos ya no se encuentran en su zona de confort y se quejan.

- ¿Anima a la gente a resolver las quejas en su despacho?

- Si tienes una queja como asociación o como colectivo debes reclamarlo. Muchas veces se publican tonterías en las redes sociales que hacen daño a otras personas. Lo primero que se debe hacer es intentar resolverlas por los cauces normales.