Las Provincias

Patrimonio Base defiende el coso como referencia para toda la Vega

La asociación de ámbito comarcal Patrimonio Base ha mostrado con la publicación de un manifiesto que reclama la salvación de la Plaza de Toros de Orihuela su rechazo ante un posible derribo de este edificio, del que en caso de que se produzca culpa a los gobernantes oriolanos «que tradicionalmente han sido y son unos mediocres e inútiles a la hora de tratar y gestionar nuestro patrimonio cultural». Así, aseguran desde este colectivo que el estado de ruina y abandono no justifica la demolición y que por el contrario el Ayuntamiento debe preocuparse de «difundir, mantener y salvaguardar el patrimonio cultural». Patrimonio Base recuerda la importancia del edificio y sus posibilidades para dotarlo de usos compartidos, y califica el coso como un «referente social, cultural y arquitectónico de la Vega Baja del Segura» que permite a la ciudad ponerse a la altura de otras como Murcia o Alicante.

Así indican en su comunicado que es un ejercicio de cinismo político el hecho de que se pretenda demoler la Plaza de Toros o se abandonen hasta la ruina otros edificios como «el Palacio Rubalcava, el Horno de Santa Matilde, la antigua Caja de Monserrate, El Palmeral, el Centro Histórico, el Monte de San Miguel o el Castillo, y nos tomen el pelo difundiendo la idea de que ellos serán los llamados a conseguir que Orihuela sea Patrimonio de la Humanidad». Por eso exigen a los políticos que dejen de tapar «con redes, mallas y vallas sus vergüenzas y pierdan lo que no les aporta rédito político o sencillamente porque entienden que lo que es de todos o el bien común deja de ser particular, y por eso no interesa, pero están dispuestos a vivir del erario público».