Las Provincias

La comunidad escolar pide al Consell que reponga el transporte al instituto

fotogalería

Protesta ayer, ante el Ayuntamiento de Benejúzar. / Alberto Aragón

  • Los padres organizan una jornada de protesta con huelga de clases y con una manifestación en la Plaza de España

La comunidad escolar de Benejúzar se unió ayer para reivindicar lo que considera un derecho fundamental que se le niega. Los padres exigieron al Consell que reponga el transporte escolar al IES, que se eliminó hace cuatro años y que no se ha restaurado desde entonces. Los alumnos acuden a diario a pie por un camino sinuoso, sin medidas de seguridad para peatones ni arcén. La jornada de protesta se organizó para que coincidiera con la celebración de un consejo escolar en el Ayuntamiento con la presencia de un responsable de la delegación territorial de la Conselleria de Educación, a quién se le trasladó esta reivindicación.

La petición de los padres afectados se realizó con una obligada jornada de huelga lectiva por parte de los alumnos. La dirección del centro impidió a los estudiantes salir antes de las dos de la tarde sin el consentimiento expreso y presencial de cada tutor, por lo que se decidió que los niños no asistieran al centro para poder demanda el transporte público. La mayoría de escolares no asistieron al instituto y alrededor de dos centenares de personas se plantaron en la puerta del Ayuntamiento.

El autobús que subvencionaba la Conselleria para cubrir los cerca de dos kilómetros de distancia entre el edificio de enseñanza y el casco urbano se eliminó por parte de Educación. Desde entonces no se ha adoptado ninguna medida que favorezca el tránsito de los alumnos de Secundaria tanto en la entrada como en la salida de las clases. El centro se ubica cerca del polideportivo, en el camino de subida al santuario de La Pilarica. Se trata de un camino con varias curvas, sin arcén y que se limita a un sentido durante determinadas horas al día, aunque no todos los padres cumplen esta normativa vial.

«Llevamos muchos años detrás de esta reivindicación para las familias que no tienen la posibilidad de acercar a sus hijos, y también para evitar los colapsos de tráfico que se crean arriba», comentó la portavoz de los padres y madres, Paula María Moya. Entre las quejas que se advierte de que se aparcan en tercera y cuarta fila durante las horas punta, «incluso con riesgo de que haya alguna colisión entre coches o peligro para la integridad de nuestros hijos», alertan.

A la comunidad escolar le sorprende que Conselleria haya recuperado para la pedanía oriolana de El Mudamiento un servicio de autobús para nueve niños, mientras que en el IES benejucense «harían falta cuatro autobuses con varias paradas».

Moya relata que «se hace imposible para muchos padres llevar a sus hijos, en invierno es de noche y con los libros en un verdadero peligro». La comunidad escolar reconoce que en pleno invierno «solo hay una minoría que sube a pie, pero hay que pensar en todos». El año pasado si que hubo una petición pero sin movilización por parte de los padres.

En la jornada de hoy los padres continúan con la protesta escolar con dos marchas organizadas con pancartas que parten desde la Plaza de España y desde el cementerio para que «se sepa que hay un peligro real», comentó la portavoz.