Las Provincias

Entrenamiento y espectáculo

fotogalería

Un agente con un sospechoso en la demostración de detección de estupefacientes. :: m. b.

  • El Grupo Especial de Seguridad Ciudadana de la Policía Local realiza una exhibición en Correntías

  • Los agentes estuvieron acompañados por perros adiestrados para actuar en controles antidroga o detenciones

No es habitual que muestren cómo trabajan, al menos en Orihuela, puesto que los integrantes del Grupo Especial de Seguridad Ciudadana (Gesc) de la Policía Local sí que ha participado en exhibiciones fuera de la ciudad. Ayer hicieron una excepción para poner el broche final a las fiestas de Correntías en una actividad que a los agentes les sirvió como entrenamiento y que para los vecinos de la pedanía que se congregaron en el Parque Antonio Izquierdo fue todo un espectáculo. Pese al sol que de nuevo ayer calentaba como en un día cualquiera de verano, fueron muchos los que se instalaron en los lados del recinto dejando la parte central libre para que tanto los policías, como unos ayudantes muy especiales, los guías y perros de la escuela de formación canina K9 Sport Dogs, con la que el Gesc ha trabajado en distintas ocasiones, pudieran desarrollar una muestra del que en realidad es su trabajo diario, aunque la Policía Local oriolana no cuenta hoy por hoy con una unidad canina propia.

Se realizaron varios ejercicios que evitaron al máximo la violencia cuando participaron en ellos los perros. De hecho el primero fue demostrar cómo el can trabaja junto con su guía basándose en el juego y no en la violencia, compenetrándose en todo tipo de movimientos. Pronto comenzó la acción, cuando entraron en escena los agentes. Policías y participantes en la exhibición tuvieron que ponerse en situación, primero con el caso de un esquizofrénico que estaba en la plaza de un pueblo después de protagonizar un episodio de violencia con un cuchillo en su propio domicilio, con personas heridas. Los agentes trabajaron en equipo hasta lograr neutralizar el individuo al que se llevaron en uno de sus vehículos.

El realismo era tal que a algunos de los espectadores más jóvenes se les tuvo que explicar que todo era una broma. La detección de estupefacientes, en este caso con el concurso del perro adiestrado, fue otra de las prácticas que realizaron antes de proceder a una detención de un vehículo en marcha. El Gesc y los perros realizaron hasta ocho ejercicios que son capaces de desarrollar en la realidad, entre ellos la liberación de un rehén en caso de violencia machista o un atraco a una entidad bancaria. La exhibición contó con otro aliciente, la participación de un helicóptero que después pudo visitarse por parte de las personas que se dieron cita en Correntías.