Las Provincias

La oposición frena una modificación de 605.000 euros en el presupuesto

Almagro se dirige a la bancada de la oposición. :: a. aragón
Almagro se dirige a la bancada de la oposición. :: a. aragón
  • El PP quería llevar a Pleno la financiación de las obras de consolidación del talud de Cala Capitán y la demolición de la Plaza de Toros

El Pleno del Ayuntamiento trató ayer un buen número de asuntos pero también quedaron fuera otros que el equipo de gobierno del PP llevó a comisión ayer mismo por la mañana con carácter urgente y extraordinario. Se trataba de una modificación presupuestaria de un total de 605.000 euros procedentes al parecer de la partida reservada a las expropiaciones necesarias para terminar el paseo marítimo en el litoral y que se pensaban destinar por un lado a la demolición de la Plaza de Toros (405.000 euros) y los 200.000 restantes al proyecto de consolidación de taludes de Cala Capitán que salió a licitación en septiembre del año pasado y que por lo visto no contaba con la suficiente partida con que hacer frente. Fue la oposición la que consideró que faltaba información que aportar, puesto que fue el presidente de la comisión, Rafael Almagro, quien dijo de palabra las cantidades, y finalmente el punto quedó sobre la mesa a la espera de convocar otra reunión a última hora de la mañana que nunca tuvo lugar. Al final del Pleno Pepa Ferrando rogó al alcalde que convocara hoy mismo a la Junta de Portavoces para aclarar lo sucedido y Bascuñana le contestó que lo haría cuando tuviera toda la documentación.

Lo que sí llegó al orden del día y se aprobó fue el anunciado cambio de hora de las sesiones plenarias, que con los votos de PP, Ciudadanos y Foro Demócrata salió adelante en el que fue la única propuesta del gobierno municipal en el orden del día. A partir de ahí comenzó el momento de debatir mociones de las que solo salieron adelante las dos planteadas por Ciudadanos, grupo que junto con el Popular pasó de nuevo el rodillo a cualquier iniciativa salida de la oposición y con esta alianza tumbaron todas y cada una de las mociones. La ausencia de la edil Mar Ezcurra hizo que se diera un empate en la presentada por Cambiemos para la implantación del sistema de depósito, devolución y retorno de envases, la única en la que el grupo liderado por Juan Ignacio López-Bas se abstuvo y por tanto el alcalde tuvo que usar su voto de calidad para deshacer el empate. De este modo se aprobó el instar al Gobierno Central a que contemple la jubilación anticipada de los agentes de la Policía Local, argumentando que permitiría renovar plantillas además de equiparar a estos trabajadores con los de otros Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado, y a la segunda fue la vencida en el caso de la moción que planteó la creación de una ordenanza que regule la realización de bodas en el Consistorio, los lugares donde puedan hacerse así como la tasa a pagar por quienes opten por esta opción.

Por contra, PP y Ciudadanos frenaron la propuesta socialista para eliminar el cableado aéreo que afea las vistas de todo el municipio con especial hincapié en las zonas monumentales argumentando el edil de Infraestructuras, Francisco Sáez, que está todo regulado para exigir a las suministradoras que así lo hagan. Y aunque Ciudadanos ya presentó y se aprobó, aunque no se ha ejecutado, una moción para la mejora de los parques y jardines en todo el término, su portavoz dijo ayer que votaban que no porque se va a contemplar en el presupuesto una partida económica superior a la actual que solo permite hacerse cargo del mantenimiento del 40% de las zonas verdes del término.

Las propuestas de Cambiemos no salieron adelante como tampoco lo hizo la última moción del PSOE para que el PGOU contemple dos cementerios civiles. Aquí se dio una situación un tanto rocambolesca puesto que tras un 'rifi-rafe' del alcalde con los portavoces de la oposición, PSOE y Cambiemos abandonaron la sala cuando Emilio Bascuñana tomó la palabra para, entre otras cosas, calificar de «papeleta muy gorda» la situación en la que el tripartito dejó el Plan General, y volvieron después para la votación. Otro encontronazo acabó con el presidente permitiendo que votaran todos y se agotó el orden del día.