Las Provincias

Dos opositores recurren el concurso para la plaza de intendente de la Policía

  • Consideran que hubo preguntas mal formuladas en el examen teórico y respuestas que no se computaron de forma correcta

Las cuestiones internas en la Policía Local callosina suman un nuevo desencuentro entre sus responsables y los agentes que la forman. El último capítulo ha sido la presentación de un recurso de alzada por parte de dos opositores al puesto de Intendente Jefe del cuerpo de seguridad local.

Los apelantes registraron un escrito a finales de agosto en el Ayuntamiento en el que piden la revisión de sus exámenes en cuanto la prueba teórica para cubrir la vacante que ocupa desde finales de julio Juan Antonio Sánchez, pruebas que tuvieron lugar en junio, y desde esa fecha no han sido pocos los movimientos de un grupo de opositores ante lo que entienden ha sido un proceso irregular desde sus comienzos.

Los dos oficiales, pertenecientes al sindicato Spplb, en sus escritos motivan algunos detalles por los cuales el proceso no lo consideran ajustado a la legalidad. En concreto entienden que algunas de las preguntas estaban mal planteadas con una redacción que conducía a diversas interpretaciones al igual que algunas de las respuestas propuestas en el cuestionario tipo test no se ceñían a los cambios legislativos en aspectos como los que tienen que ver con el transporte de mercancías peligrosas, robos de vehículos o controles de alcoholemia, entre otros. Así en el recurso de alzada piden la revisión de sus respuestas por parte del tribunal tras haberse quedado a las puertas del aprobado y no haber accedido por consiguiente a la fase de concurso. Desde la central sindical entienden que son susceptibles de enmienda y recordaron que en caso de no ver satisfechas sus reclamaciones llevarán el caso a un proceso contencioso contra el Ayuntamiento.

Por su parte el alcalde, Francisco Maciá, se mostró lacónico en esta cuestión y dijo que los recursos se han puesto en manos de los servicios jurídicos del Consistorio al tiempo que recordó que el tribunal tiene tres meses para responder a las reclamaciones de ambos opositores. Este es el último episodio de los avatares dentro de la plantilla policial, puesto que este mismo sindicato denunció a principios de mes que el intendente había elaborado un informe sobre el absentismo dentro de la plantilla y que este podía suponer la pérdida de complementos salariales para algunos agentes.