Las Provincias

Emergencias pasa revista a los puntos más conflictivos en caso de que haya 'gota fría'

Asistentes a la reunión de ayer en la Sala del Oriol. :: alberto aragón
Asistentes a la reunión de ayer en la Sala del Oriol. :: alberto aragón
  • El Cecopal ya está alerta por lluvias torrenciales y prevé realizar un simulacro con todo el personal para mejorar la respuesta ante una situación de inundación

A punto de comenzar la que debe ser la temporada de lluvias en la comarca, el Ayuntamiento activó ayer el Cecopal (Centro de Coordinación Operativa Municipal) que dirige el departamento de Emergencias y que engloba a varias concejalías así como a técnicos y agentes de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado y Bomberos. La Sala del Oriol fue el escenario de la reunión en la que se actualizó el operativo que se pondrá en marcha en caso de que sea necesario, se repasaron las actuaciones realizadas últimamente encaminadas a prevenir situaciones de riesgo así como las medidas a aplicar.

La primera conclusión a la que se llegó es que se va a poner en marcha un simulacro para comprobar que todo funciona como debe, algo que se pretende realizar de cara a noviembre, puesto que ahora el trabajo se centra en mantener bajo perfecto estado de revista cualquier lugar donde pueda existir riesgo de inundación. Así, los servicios municipales han procedido a la limpieza de barrancos tanto en el casco urbano como en pedanías, y alertado a todas las brigadas municipales que deben actuar por si es necesario echar mano de ellas. El concejal Víctor Valverde resaltó que sobre todo se quieren mejorar las alertas y para ello se cuenta con la participación del autor de MeteOrihuela, Pedro Gómez, quien en su estación meteorológica sigue al minuto cualquier situación de peligro.

El coordinador de Emergencias del Ayuntamiento, Jesús Rodríguez, indicó que la reunión de ayer permite mantener el contacto entre todas las unidades que intervienen y ayuda a prevenir en caso de riesgo de lluvias. Con respecto a los lugares del municipio a tener en cuenta, Rodríguez precisó que no hay barrancos con riesgo de avenidas, pero sí de arrastres que pueden en un momento dado cortar el acceso a distintos puntos de la ciudad, y precisó que sobre todo se pretenden minimizar los riesgos en zonas inundables como la entrada al Palmeral desde el barrio del Escorratel. Este núcleo se ve afectado por la avenida de la Rambla de Abanilla y el coordinador de Emergencias resaltó que es muy importante, en caso de fuertes lluvias, evitar la entrada con vehículos. Otro lugar donde suelen producirse problemas es el subterráneo de Playa Flamenca, pero aseguró que no existe ningún espacio con un riesgo especial.

Precisamente entre el trabajo que queda por realizar está la limpieza de una parte del final de la Rambla de Abanilla conocida como Lo Pina, donde han quedado depositados matorrales procedentes de una limpieza que tendrán que retirarse para evitar que se obstruyan los imbornales encargados de filtrar el agua de lluvia. Con respecto al río, la inspección todavía no ha llegado al cauce, aunque desde el Ayuntamiento recuerdan que es la Confederación Hidrográfica la que es competente y la que cada año realiza la limpieza necesaria.