Las Provincias

Barbarroja y El Mudamiento exigen que se reponga el transporte escolar

  • Las pedanías no cumplen con la ratio de niños necesaria pero aseguran que cuando se cerraron los colegios se prometió que habría autobús

Las pedanías de Barbarroja y El Mudamiento han visto suprimido el servicio de autobús para los nueve niños que lo necesitan en total. Los alumnos cumplen los requisitos para contar con transporte subvencionado colectivo a excepción de la ratio exigida de 15 alumnos. No obstante los vecinos, tal y como explicó uno de ellos, José Rodríguez, aseguran que hubo un acuerdo cuando se cerraron los colegios rurales en el que la administración se comprometía a poner autobús mientras que hubiera un niño, un compromiso del que no tienen copia pero que reivindican a la consellera que cumpla. Rodríguez compareció con la concejal de Educación, Begoña Cuartero, quien defendió el que estos niños tengan transporte como medida para evitar el despoblamiento de estos núcleos de población.

La edil recordó que los padres suelen trabajar en el campo y salen de casa temprano, por lo que deben tener garantías de que sus hijos, que acuden a centros escolares de Hondón de los Frailes en el caso de Barbarroja y Rafal en el de El Mudamiento, puedan llegar hasta los mismos. De momento las Ampas recogen firmas y los padres y madres se están moviendo para conseguir que se reponga un servicio que el año pasado, sin ir más lejos, se prestó en las mismas condiciones. Cuartero afirmó que es necesario el autobús puesto que la otra opción con la que cuentan, un bono de 300 euros para costearse el transporte, no es suficiente para todo el curso.

Crítica del PSOE

Desde el grupo municipal Socialista se criticaron las declaraciones de la concejal de Educación, quien entre otras cosas aseguró que desde su departamento no piensan consentir que ningún escolar se quede sin transporte. La socialista María García calificó de «cínicas» esas palabras «cuando ella dejó plantados y sin transporte a medio centenar de niños del Colegio de los Dolses, sin explicación y encima echándoles la culpa». Así García se preguntó «¿dónde estaba la señora Cuartero ese día?» y ella misma se respondió que quizá porque «esta vez la culpa era única y exclusivamente suya, una vergüenza total». García acusó a Cuartero de utilizar «a los ciudadanos de esta forma para sacar rédito político, ensuciar y poner a caldo a la conselleria».

Así desde el grupo municipal Socialista defendieron «el derecho al transporte de todos los escolares de Orihuela, pero antes de culpar a conselleria nos informaremos del motivo de este cambio con respecto al año anterior», aseguró la concejal.