Las Provincias

Y TÚ, ¿PARTICIPAS?

El concepto de presupuestos participativos es relativamente reciente; desde hace algunas décadas y, con más acentuación en la última, se reivindica por parte de la ciudadanía una búsqueda de espacios de interacción entre la población y los representantes políticos. Se pide una apertura de diálogo y colaboración que vaya más allá de la rendición de cuentas que se ofrece por razones más que obvias cada cuatro años. Es indudable que la administración que con más facilidad se puede adaptar y asumir este tipo de movimientos es la local, los ayuntamientos.

La elaboración anual del presupuesto municipal, su previsión de ingresos y gastos (en este obligado orden), en el ejercicio siguiente, ha de superar la vieja y rancia imagen de unos contables con manguitos e iluminados por la noche con flexos, realizando sumas y restas hasta alcanzar el ansiado cuadre.

A día de hoy estamos trabajando con presupuestos prorrogados del 2012, cuando Juan Ignacio López-Bas era edil de Hacienda. Posteriormente, al hacerse cargo Carolina Gracia de esta concejalía se llega al mayor grado de devastación de este área y no tanto por acción sino más bien por omisión, inacción, no acometer las debidas acciones que este ayuntamiento requería y que durante tres años evitaron. El propio interventor Urruticoechea, en diversos escritos acusa al anterior equipo de gobierno de promover el desmantelamiento del área económica. Por supuesto la señora Gracia, entre otras muchas omisiones, no realiza propuesta alguna de presupuestos para 2013, 2014 ni 2015.

En junio del pasado año comenzó nuestra andadura, no con pocas dificultades. Hay que recordar que se nos había practicado la retención de los ingresos estatales por incumplimientos administrativos únicamente achacarles a la señora Gracia como responsable de Hacienda (cuyas dependencias visitaba con poca o ninguna frecuencia), los reparos por parte de intervención afloraban como los hongos, se nos cortaban servicios básicos como la electricidad, combustible, Correos, seguros, y los contratos no veían la luz. En fin, una situación caótica a más no poder.

Los presupuestos participativos, como primera y única experiencia vivida en esta ciudad en tal sentido, los valoramos muy positivamente aunque, por supuesto, se nos criticó por insuficiente. Nos criticaban aquellos que ni siquiera habían proyectado unos presupuestos en su caso (ni participativos ni no participativos). Y, por otro lado, los que también habían dejado la participación ciudadana a la altura del betún con asuntos como la reurbanización de Los Andenes o las obras del AVE durante su propio mandato.

Bien, bajo el prisma de aquella aproximación del pasado año, hemos aprendido y queremos mejorar y perfeccionar su diseño y desarrollo para conseguir los óptimos resultados. Sistema de lo que se ha denominado «presupuestos participativos» porque consideramos que es una figura susceptible de introducir elementos que sean realmente conductores de la participación de la ciudadanía y que realmente sirvan para realizar correctamente la función que le corresponde.

Hasta el día 22 de septiembre los oriolanos disponen de tres vías: correo electrónico ('presupuestosparticipativos2017@orihuela.es'); solicitar una reunión con el concejal de Hacienda y asistir a las reuniones colectivas celebradas en el casco, pedanías y costa. ¡Oriolan@, sé cómplice y participa en los proyectos para mejorar tu ciudad!... Y tú, ¿participas?.