Las Provincias

fotogalería

La Virgen de Monserrate en la Catedral, bajo la bóveda que conserva los escudos de la Corona de Aragón. :: m. b.

Monserrate y la Corona de Aragón

  • Encuentran el primer documento de los archivos diocesanos que cita a la patrona

  • El Museo Diocesano realiza visitas guiadas con motivo de la estancia de la imagen en la Catedral que incluye un recorrido por la devoción mariana desde el siglo XIII

La devoción a la Virgen en todas sus advocaciones ha estado ligada a Orihuela desde la Reconquista, pero fue la de Monserrate la que los oriolanos adoptaron como patrona, desde 1306 cuando la Corona de Aragón llegó a administrar una tierra fronteriza donde curiosamente la administración eclesiástica la ejercía la Corona de Castilla. Leyes y costumbres, así como las leyendas y mitos de ambos reinos trataron se implantaron en las iglesias y en las calles, y los oriolanos siempre reivindicaron su alineación con los monarcas aragoneses, de lo que quedan muchas muestras en la Catedral como forma de hacer ver a Castilla su posición.

Hasta el día 18 la Virgen de Monserrate permanece en la seo oriolana y desde el Museo Diocesano de Arte Sacro se han preparado visitas guiadas donde se explica la vinculación de Monserrate a la ciudad, así como algunos de los rituales para los que se empleaba a la patrona, ligados a su vez al bienestar de la huerta, las crecidas del río o cualquier tipo de catástrofe en la que el pueblo se encomendaba a su virgen. Las rutas recorren las salas del museo ubicado en el antiguo Palacio Episcopal, donde se guarda la imagen mariana más antigua de la Diócesis, una Virgen de Gracia del siglo XIII junto a la de la Merced que presidió durante siglos la iglesia dedicada a esta advocación.

Como novedad, se incluye un recorrido por el archivo diocesano donde se exponen tres documentos relacionados con Monserrate. Uno de ellos explica un ritual que se realizaba cuando el río estaba a punto de desbordarse. Los oriolanos llevaban en carro a la virgen hasta el Puente Viejo y se echaba su ramo al agua en busca de que el agua dejara de anegar casas y campos. En segundo lugar está el acuerdo del Cabildo de la Catedral de febrero de 1949 donde se habla de la carta enviada por Manuel Plaza, quien pedía limosna para reparar «su casica» de la Mancebería. por lo visto en la época hubo un gran incendio en esta calle, del que incluso hay un cuadra en Monserrate, y el ramo de la patrona se echó al fuego para aplacarlo y la leyenda dice que se recuperó intacto.

Pero sin duda el más importante de los tres documentos es el hallado en el archivo de la iglesia de Santiago, el más antiguo que se ha encontrado que habla de la patrona (siglo XVII), y que alude a ella como Montserrat. El papel está realizado por un notario, lo que lleva a los investigadores a pensar que pudo haber sido usado en el pleito abierto por los monjes del Monasterio de Montserrat en Cataluña, que por lo visto se quejaron de que el tener otra virgen con el mismo nombre en Orihuela le restaba peregrinos y con ellos, ingresos.

El recorrido culmina en la Catedral, donde subsisten las huellas aragonesas en los escudos que pueden encontrarse por toda la iglesia, como reivindicación de los oriolanos a su vinculación con Aragón.