Las Provincias

Rosario Ballester. :: a. a.
Rosario Ballester. :: a. a.

La Corporación rechaza que el municipio acoja una planta de transferencia de basura

  • Asevera que el Consistorio carece de terrenos públicos y que se convocará la Comisión de Seguimiento con las plataformas ciudadanas

La Corporación Municipal de Albatera ha vuelto a rechazar por unanimidad que el municipio acoja cualquier planta de tratamiento de residuos o de transferencia. Los grupos políticos se reunieron para abordar los avances que ha realizado el Consorcio de residuos de la zona A6 y advertir que su postura no ha cambiado.

La alcaldesa, Rosario Ballester, recordó que en el mes de julio se envió un comunicado al órgano mancomunado que citaba que «el Ayuntamiento no dispone de terrenos de propiedad municipal para albergar una planta de transferencia». Esta fue la respuesta del ejecutivo albaterense ante la propuesta del presidente del Consorcio, Manuel Pineda, de buscar espacios para ubicar una instalación. Desde el Consistorio se aseveró que «no es voluntad de este Ayuntamiento ser voluntario para albergar dicha planta». Por tanto quedó patente la unión de todos los grupos políticos que continúan con el mismo discurso que en la pasada legislatura.

La regidora convocó a los grupos políticos «para tratar este asunto tan trascendental para nuestro municipio». En este encuentro se manifestó por unanimidad de los grupos que forman el Ayuntamiento de Albatera «el rechazo para que nuestro término municipal albergue la planta de transferencia de residuos urbanos, el vertedero, o cualquier espacio que tenga relación con la ubicación de la basura en Albatera».

Por otra parte, la Comisión de Seguimiento del Plan Zonal de residuos se va a convocar en los próximos días. En este órgano participan las plataformas ciudadanas Albatera sin Basuras y Albatera No al Vertedero.

Con esta postura de la administración de la localidad el Consorcio encuentra un primer rechazo a contar con un municipio apto para acoger una planta de transferencia. El Ayuntamiento ha tenido que luchar hasta en el último año para evitar que se impusiera la decisión de aplicar una planta de tratamiento de residuos. No obstante, todavía se encuentra pendiente de publicar las bases técnicas del futuro Plan Zonal que expondrá las zonas más aptas para acoger el llamado vertedero de cola.