Nueve de cada diez ciudadanos siguen confiando en el Estado para obtener una buena jubilación

Solo un tercio de los españoles ahorran para la vejez, y los que no lo hacen esgrimen causas económicas y la lejanía del momento de retirarse del mercado laboral

Nueve de cada diez ciudadanos siguen confiando en el Estado para obtener una buena jubilación
José María Camarero
JOSÉ MARÍA CAMAREROMadrid

La Seguridad Social sigue siendo el principal sustento en el que confían los ciudadanos a la hora de planificar su jubilación. A día de hoy, no hay una alternativa que sea mejor valorada por los actuales trabajadores, que pasarán a la edad dorada en unos años, e incluso en décadas. Y ello a pesar de los problemas de financiación por los que atraviesa el sistema público de pensiones -en déficit desde que comenzó la crisis, y casi sin dinero en su fondo de reserva-, cuyo futuro a medio o largo plazo volverá a revisarse para garantizar sus sostenibilidad. El 90% de los españoles considera que es el Estado el que tiene la responsabilidad de que las prestaciones por jubilación sean suficientes para su futuro.

Así lo indica la última Encuesta sobre la Jubilación y los Hábitos de Ahorro elaborada por el Instituto BBVA de Pensiones. Un informe del que se extraen llamativas conclusiones sobre la percepción de las familias de cara a su futuro retiro. Por ejemplo, los ciudadanos piensan que la pensión media que se paga en España a día de hoy es menor de la que es en realidad. Así, los más de 3.000 encuestados en este informe creen que la prestación media de jubilación se sitúa en los 773 euros al mes, cuando en realidad supera los 1.068 euros mensuales, esto es, un 38% superior.

Además, otra percepción se ha generalizado entre la población al hilo de las ventajas e inconvenientes del actual sistema de la Seguridad Social. Tres cuartas partes de los encuestados creen que el modelo en vigor es menos generoso con las prestaciones de lo que realmente es. Consideran que los jubilados reciben menos dinero durante sus años de retiro que lo que han ido aportando a lo largo de su vida laboral. En realidad, es otra percepción equivocada: de cada 100 euros de salario, 30 van destinados a cotizaciones (unos 24 euros por parte de la empresa y otros seis que aporta el trabajador). Si esa cifra se multiplica por 35 o 40 años de trabajo darían para una prestación media que cubriría los 12 primeros años de jubilación -hasta los 77-, pero no el resto –la esperanza de vida supera los 83 años-. Esa es la ventaja del modelo de reparto español, que permite resguardarse bajo un paraguas que, en términos medios, resulta beneficioso, según las explicaciones del Instituto BBVA.

Con esta realidad de las pensiones públicas, los ciudadanos dicen necesitar, de media, unos 1.300 euros al mes para poder tener el mismo nivel de vida que ostentaban justo antes de jubilarse. Para ello, la pensión media actual -1.068 euros- no es suficiente para cubrir esa demanda. Conscientes de ese contexto, el 81% de los ciudadanos creen aconsejable ahorrar para la jubilación, pero al mismo tiempo la encuesta muestra que solo un 28% del total ha comenzado a hacerlo ya. Es decir, dos tercios de los españoles no se anticipan a tener un capital reservado de cara a su 'edad de oro'.

Esa es otra realidad que responde al contexto económico actual. Porque prácticamente la mitad de los ciudadanos que no ahorran de cara al futuro -un 44%- reconocen que no lo hacen porque no tienen capacidad económica para ello. Los bajos sueldos, unido a los efectos que todavía colean de la crisis económica, más una priorización de los gastos a corto plazo impiden pensar más en el futuro. Por otra parte, un 42% de los encuestados reconoce que no ahorran porque aún les resta mucho tiempo para jubilarse. Y el resto, básicamente, porque siguen confiando exclusivamente en las pensiones públicas.

Un 72%, sin capacidad de ahorro

Esa falta de ahorro se deriva de unas estadísticas que muestran cómo apenas un 55% de la población puede ahorrar la mayor parte de los meses, mientras que un 45% no lo logra. De este último grupo, una amplia mayoría (un 72%) afirma directamente que no tiene capacidad de ahorro.

Para afrontar el futuro de la jubilación, las personas que sí consiguen ahorrar ahora lo hacen a través de planes de pensiones, como así ocurre en un 59% de los casos, frente a un 29% que lo hace a través de depósitos, un 17% mediante planes de pensiones de sus empresas, un 16% en fondos de inversión y un 15% en inversión inmobiliaria.