lasprovincias.es
Miércoles, 22 octubre 2014
claros
Hoy 14 / 17 || Mañana 14 / 17 |
más información sobre el tiempo

ELS PORTS

Morella posee un espectacular patrimonio histórico-artístico, por lo cual el viajero siempre se entusiasma, aunque queda con la sensación de no haber podido conocer todo lo valioso de la ciudad amurallada.
09.10.07 -
Vota
0 votos

Cerrar Envía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

Nombre Email remitente
Para Email destinatario
Borrar    Enviar

Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

Nombre* Email*
* campo obligatorioBorrar    Enviar
Morella: La memoria
Calle del casco histórico de Morella.
La más emblemática población de la comarca "dels Ports" acoge la Exposición "La Memòria Daurada". Desde el pasado mes de abril y hasta finales de junio de 2003, la citada exposición supone un enorme atractivo para las personas que poseen una especial sensibilidad respecto al arte y a la historia.

Esta magna muestra tiene un excepcional escenario: la Basílica de Santa María, de Morella, y reúne verdaderas joyas artísticas (retablos, esculturas, cruces, cálices, etc. ) realizadas en los talleres locales en tiempos medievales, desde el siglo XIII al XV principalmente.

La exposición es el feliz resultado de la estrecha colaboración entre distintos organismos y empresas, como "Castelló Cultural", la Diputación de Castellón, la Generalitat Valenciana (Conselleria de Cultura), la Fundación Blasco de Alagón, los Obispados de Segorbe- Castellón y de Tortosa, la Unión de Mutuas, Ibercaja, Telefónica, la Mancomunidad Turística del Maestrazgo y el Ministerio de Cultura. Todo un ejemplo de coordinación entre instituciones públicas y entidades privadas de muy diversas características.

En la "La Memòria Daurada" se han podido contemplar numerosas obras artísticas que se han restaurado rigurosamente con motivo de esta exposición: cuarenta y cuatro piezas de orfebrería -sobre todo cruces-, dieciséis esculturas, dos retablos pertenecientes a la iglesia de Bel (los de Sant Miquel y Sant Jeroni), ornamentos litúrgicos de la iglesia de Sant Pere de Castellfort, etc.

Estas recuperaciones de obras de arte compensan algo el tremendo deterioro que ha experimentado durante los últimos siglos el patrimonio histórico de las iglesias de Morella y de la comarca dels Ports, por motivos muy distintos: guerras (la de la Independencia, frente a la invasión francesa; las contiendas carlistas o la Guerra Civil española), incendios, robos y el inevitable desgaste producido por el paso del tiempo.

También tuvieron su protagonismo los anticuarios, que compraron joyas artísticas a precios irrisorios, aunque la mayor parte de estas piezas se destinaron finalmente a museos y colecciones particulares. Y, gracias a la iniciativa de los patrocinadores de "La Memòria Daurada", algunas obras artísticas de incalculable valor han podido regresar a Morella, aunque temporalmente, cedidas por importantes museos y por la "Hispanic Society" de Nueva York.

La exposición ha ofrecido una oportunidad excepcional para viajar hasta Morella para conocer de cerca las mejores obras artísticas producidas en los talleres locales de pintura, orfebrería y escultura durante los siglos XIII, XIV y XV, cuando la capital de la comarca dels Ports estaba en fase de expansión, debido en buena parte al comercio de la lana. Los orfebres locales alcanzaron un gran renombre entre los siglos XIV y XVII, iniciando su esplendor a partir de 1320, cuando el rey Jaime II concedió el privilegio de marcar los objetos de plata con el punzón de Morella, sinónimo de calidad y de buen gusto, lo que situó a la ciudad, junto a Valencia y Barcelona, a la vanguardia artística de la antigua Corona de Aragón. Especialmente famosa fue la saga familiar de los Santalínea. También alcanzaron gran renombre los talleres de pintura de Morella, fundamentalmente durante los siglos XIV y XV, destacando los retablos y pinturas realizados por Guillem Ferrer, Bertomeu Centelles, Doménech Pelegrí, Francesc- Lembra y los hermanos Bernat y Jaume Serra.

Conjunto histórico-artístico

Como es lógico, hay que complementar la visita de tan interesante exposición temporal con la realización de un recorrido en profundidad por esta hermosísima población, que cuenta actualmente con 2.715 habitantes, cifra sensiblemente inferior a los 8.583 que tenía al comenzar el siglo XX, o los 5.419 que tenía al concluir la Guerra Civil española. El presente y el futuro de Morella se basa en el turismo. Y el gran reclamo turístico de Morella se centra en su riquísimo patrimonio arquitectónico.

Morella logró en el año 1965 la declaración de conjunto histórico- artístico para su casco antiguo, que esta rodeado íntegramente por murallas y presidido por los restos de una imponente fortaleza. Cuando paseas por Morella y te encuentras con tantos ejemplos de buena arquitectura religiosa, militar y civil, entiendes perfectamente que la gran aspiración de los morellanos es la de conseguir de la UNESCO, máximo organismo cultural a nivel internacional, que su ciudad sea declarada Patrimonio de la Humanidad.

La gran joya: Santa María

Cuando te aproximas a Morella por la N-232, procedente de Castelló o de Vinaròs y Peñíscola, te quedas impresionado por la espectacular imagen de una ciudad amurallada, abrazada a las rocosas laderas de una montaña abrupta, en cuya cúspide se alzan los restos de un castillo casi inexpugnable y que siempre fue codiciado. El acceso al interior del recinto amurallado, a través de puertas tan colosales como la de Sant Miquel, sigue impactando al viajero. Y, cuando ya paseas por las estrechas y empinadas calles, te llevas sorpresas gratísimas, una detrás de otra.

Nos limitaremos a resaltar la belleza de la Basílica de Santa María. Este templo gótico (siglos XIII-XIV), posee dos puertas de acceso, ambas hermosísimas: la "dels Apòstols" y la "de les Verges". Y, en su interior, nos llama especialmente la atención el coro alto (al que se accede por una escalera de caracol que conserva auténticas filigranas escultóricas), el altar mayor (barroco) y los grandes rosetones medievales. Muy cerca de la Basílica está el Convento de Sant Francesc, parte del cual va a ser ocupado próximamente por un parador nacional de turismo.

Buena gastronomía

La visita a Morella, siempre intensa, tiene un complemento imprescindible: la buena gastronomía local, recia, sabrosa y variada, muy a tono con las características geográficas y climatológicas de una población situada a unos mil metros de altitud sobre el nivel del mar. En los buenos restaurantes de Morella puedes degustar algunos de los platos típicos: sopa morellana, cordero trufado, "carn de bou metxà" (carne de ternera mechada), "conill amb vaquetes" (conejo con caracoles), etc.

De entre los postres destacan "els flaons" (pasteles elaborados con "brull" o requesón). Mención aparte merece la cecina, los jamones y embutidos de Morella, así como la "collà" (cuajada).

El principal acceso a Morella (que dista unos 97 kilómetros de Castellón de la Plana) se realiza, desde la Autopista del Mediterráneo (A-7), por la N-232, partiendo de Vinaròs. El otro acceso principal se realiza, desde Castellón de la Plana, por la CV-10, que pasa por Sant Mateu.


DATOS PRÁCTICOS


Tourist Info Morella: Plaza de San Miguel, 3 Tel/ fax: 964 173032 www.morella.net


Patronato de Turismo de Castellón.
Tel: 964 359883

Hotel- restaurante
"Cardenal Ram"
Tel: 964 173085

Hotel- restaurante
"Rey Don Jaime"
Tel: 964 160911

Hotel- restaurante
"Fábrica Giner"
Tel: 964 173142

Hotel- restaurante
"Mas de Ferre"
Tel: 964 160880

Restaurante
"Mesón del Pastor"
Tel: 964 160249

Hostal- restaurante
"El Cid"
Tel: 964 160125

Albergue juvenil
zona de acampada
"Francesc de Vinatea"
Tel: 964 160100

Restaurante "Casa Roque"
Tel: 964 160336

Restaurante "Venta El Cazador" Tel: 964 173306




lasprovincias.es