lasprovincias.es
Miércoles, 22 octubre 2014
claros
Hoy 15 / 23 || Mañana 17 / 21 |
más información sobre el tiempo

malasia

Malasia se está convirtiendo en uno de los nuevos destinos turísticos para los españoles. Esta nación asiática nos ofrece el poderoso atractivo de su riquísimo patrimonio natural, además de una buena infraestructura turística y, por supuesto, de la amabilidad de muchos de sus habitantes, que ha dado pie al "slogan" de "Malasia, el país de la eterna sonrisa". Isla de Langkawi. Oriental Village. /Carlos Muñoz
25.11.09 -
Vota
0 votos

Cerrar Envía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

Nombre Email remitente
Para Email destinatario
Borrar    Enviar

Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

Nombre* Email*
* campo obligatorioBorrar    Enviar
Malasia se está convirtiendo en uno de los nuevos destinos turísticos para los españoles. Esta nación asiática nos ofrece el poderoso atractivo de su riquísimo patrimonio natural, además de una buena infraestructura turística y, por supuesto, de la amabilidad de muchos de sus habitantes, que ha dado pie al "slogan" de "Malasia, el país de la eterna sonrisa". Tuvimos la oportunidad de conocer personalmente algunos de los principales encantos de Malasia con motivo de la celebración del XVIII Congreso Internacional de la Federación Española de Periodistas y Escritores de Turismo, por lo cual nos atrevemos a sugerir a nuestros lectores que incluyan a Malasia en su lista de países a visitar, porque merece la pena. Por otra parte, los aficionados a los deportes del motor tendrán la oportunidad de acudir al famoso circuito de Seopan, donde se disputan algunas de las pruebas de los campeonatos mundiales de Fórmula 1 y de motociclismo.
Malasia se halla en el sudeste asiático, a unos 12.000 kilómetros de España. Para llegar a su principal aeropuerto -el de Kuala Lumpur, uno de los más modernos, prácticos y cómodos que he conocido- hay que desplazarse hasta París, Roma o Londres, de donde parten los vuelos directos, sin escala, de la compañía Malaysia Airlines, que tienen una duración aproximada de doce horas. Hasta la fecha, la citada compañía aérea no ofrece vuelos directos desde España, pero no creo que tarde mucho tiempo en programar salidas desde Madrid o Barcelona. Porque al fuerte crecimiento de Malasia como destino turístico se une su potencia económica, ya que es uno de los más importantes productores mundiales en el ámbito de la electrónica.
Kuala Lumpur, que cuenta con una población de unos 4 millones de habitantes, es la capital de este país, que los españoles consideramos exótico y que ocupa una superficie de 330.434 kilómetros cuadrados, entre el Mar de China y el Océano Pacífico. Allí viven unos 22 millones de personas, que, pese a pertenecer a razas y religiones muy distintas, nos dan un buen ejemplo de convivencia, de ausencia de enfrentamientos. Mezquitas musulmanas, templos hindús e incluso alguna iglesia cristiana, se hallan muy próximas, y los ciudadanos de creencias tan distintas han aprendido a respetarse unos a otros, sin imposiciones ni desprecios. Y ese entorno de paz es uno de los grandes atractivos para el turista, que nunca desea en sus desplazamientos encontrarse con problemas a la hora de visitar centros históricos, núcleos comerciales o de disfrutar de las magníficas playas.
El organismo estatal Tourism Malaysia nos programó una serie de visitas emblemáticas a lugares que, a su vez, pueden ser los puntos de partida para múltiples excursiones y para la práctica de innumerables modalidades de turismo activo, desde la pesca deportiva, el buceo, la vela o el piragüismo hasta el senderismo a través de la selva virgen, la escalada, el barranquismo, etc.
La isla de Langkawi, en el Océano Índico, acogió nuestros primeros días en Malasia. Estuvimos alojados en el extensísimo "resort" del hotel Pelangi, situado junto al mar, en un emplazamiento realmente paradisíaco, con miles de palmeras y de árboles tropicales rodeando las edificaciones de madera de tan sólo planta baja y un piso, entre la playa de finas y blancas arenas, las zonas húmedas y la selva. Resultó interesantísima la visita al Parque Geológico de la isla (Langkawi Geopark), que se extiende desde el nivel del mar hasta las singulares formaciones rocosas de las montañas cubiertas por una frondosísima vegetación, a más de ochocientos metros de altitud. Los grandes desniveles se superan mediante modernos y seguros telesféricos, pudiendo contemplar desde amplias cabinas el verde manto de la selva virgen y de las cascadas existentes en algunos tramos. También resultó impactante la visita al Mangrove Forest, un gran bosque de manglares, que recorrimos a bordo de lanchas que navegan por diversos brazos de mar, a los pies de abruptos acantilados. El hotel Istana, de Kuala Lumpur, fue el escenario del XVIII Congreso Internacional de la Federación de Periodistas y Escritores de Turismo, presidida por Mariano Palacín Calvo. La cena oficial se celebró en las célebres Torres Petronas. que, con sus 451 metros de altura y 88 pisos, eran consideradas hasta hace muy poco tiempo como el edificio más alto del mundo. El centro comercial y financiero de Kuala Lumpur permite a los aficionados a la arquitectura más moderna contemplar magníficos ejemplos de inmuebles realmente espectaculares, propiedad de bancos y de compañías petrolíferas y diseñadas por famosos arquitectos de todo el mundo. Y, con las calles bulliciosas, mil y una posibilidades para los que buscan tiendas, bazares y zocos para realizar sus compras, sobre todo en estos tiempos con los que el cambio del euro por dólares nos favorece a los europeos.
La última parte del viaje se desarrolló en la parte de la isla de Borneo que pertenece a Malasia, y concretamente en el estado de Sabah. Esta isla se halla entre el sur del mar de China y el Océano Pacífico y posee algunos de las últimas selvas vírgenes más importantes de Asia. Desde el aeropuerto de Kota Kinabalu (capital de Sabah) nos trasladamos hasta el complejo hotelero Resort Nexus Karambunai, situado junto a la playa y rodeado por un gran campo de golf y por bosques. Realizamos una excursión en barca por las principales islas del Parque Marino Tunku Abdul Rahman Park, y visitamos en Sandakan, en plena selva virgen situada junto al Océano Pacífico, el Parque Nacional de Sepilongo, en donde se halla el denominado Santuario de los Orangutanes, especie protegida y mimada, ya que se halla en peligro de extinción.
Podríamos hablarles mucho más de Malasia, del Parque de Orquídeas de Kuala Lumpur, del Circuito de Sepang, de las grandes montañas de Borneo y de las paradisíacas islas cubiertas de cocoteros. Hemos de resaltar la importancia de los enclaves naturales de Malasia, que cuenta con 14 millones de hectáreas de denso y tupido bosque tropical, lo que, junto a su rica biodiversidad -existen, por ejemplo, 800 especies de orquídeas autóctonas- la convierten en un importante referente ecoturístico. Pero queremos concluir con una frase a modo de resumen: una lección de la naturaleza viva y variada en un país tropical, donde abunda la sonrisa y la hospitalidad y que, a pesar de las distancias, merece una detenida visita...
lasprovincias.es