lasprovincias.es
Miércoles, 22 octubre 2014
claros
Hoy 14 / 17 || Mañana 14 / 17 |
más información sobre el tiempo

l'horta nord

El Puig es uno de los pocos municipios de la comarca de l’Horta Nord que está incrementando constantemente el número de visitantes. Su principal atractivo radica en el Monasterio de Santa María, pero, además, hay que resaltar que en el término municipal de El Puig (situado a 20 kilómetros de Valencia) se encuentran importantes centros hosteleros, como el de la Cartuja de Ara Christi.

El Puig de Santa María, el histórico monasterio del antiguo Reino
Panorámica del monasterio del Puig de Santa María.
09.10.07 -
Vota
0 votos

Cerrar Envía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

Nombre Email remitente
Para Email destinatario
Borrar    Enviar

Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

Nombre* Email*
* campo obligatorioBorrar    Enviar

El Puig, cuyo censo actual asciende a 7.851 habitantes, cuenta con playas y también con montañas, que forman parte de la sierra Calderona. El Puig está integrado en el eje principal de la ruta turístico-cultural conocida como “El Camino del Cid”. Y de esta histórica población parte un ramal de dicho camino (basado en el Cantar del Mío Cid) que nos conduce hasta Olocau, tras pasar por Náquera y Serra.

El Real Monasterio de Santa María del Puig ha saltado recientemente al primer plano de la actualidad. Porque este gran monumento religioso va a ser gestionado, a partir de ahora y durante un periodo de cuarenta años, por la Generalitat Valenciana. El acuerdo que regula la nueva etapa del emblemático edificio fue firmado en el Salón Dorado del Palau de la Generalitat por el Conseller de Cultura y Educación, Alejandro Font de Mora, y por el Superior de la orden Mercedaria, Florencio Roselló. El gobierno autonómico valenciano asume, a partir de ahora, todas las obligaciones relacionadas con la realización de obras de mantenimiento, conservación y restauración del monasterio, comprometiéndose asimismo a cuidar y mejorar la pinacoteca del cenobio, ubicándose los cuadros en lugares visibles, una vez restaurados. La orden Mercedaria seguirá siendo la propietaria del monasterio y continuará desarrollando sus funciones religiosas, como responsable de la parroquia que tiene como sede la iglesia gótica del monasterio. El Presidente de la Generalitat Valenciana, Francisco Camps, ha manifestado que “este monasterio significa mucho para los ciudadanos de la Comunidad Valenciana, ya que fue fundado al mismo tiempo que se creaba el Reino de Valencia, por lo que el convenio que se ha firmado puede calificarse de histórico. El Monasterio del Puig es un elemento patrimonial muy significativo y es fundamental para comprender nuestro pasado, nuestro presente y nuestro futuro...”.

Nosotros también consideramos que se trata de un importante paso adelante en el siempre difícil camino de la recuperación del patrimonio histórico-artístico de la Comunidad Valenciana. Hasta ahora, el grandioso edificio estaba infrautilizado y los monjes no tenían capacidad económica para continuar efectuando obras de rehabilitación y, al mismo tiempo, garantizar que pudieran realizarse visitas turístico-culturales al edificio, con las necesarias garantías de seguridad y, a su vez, de respeto a la privacidad de los religiosos que allí residen. A partir de ahora, tenemos la oportunidad de que se programen adecuadamente esas visitas, y que se den otros usos racionales a las dependencias del inmueble. Suponemos que se resolverá ahora el problema planteado por la insuficiencia de los locales destinados al Museo de la Imprenta y de la Obra Gráfica, que posee colecciones de máquinas, libros y objetos varios, de gran interés, pero que necesitan más espacio para ser adecuadamente expuestos al público. Ese museo, creado gracias a la iniciativa del empresario Ricardo Vicent, necesita ser potenciado, ya que Valencia no puede ni debe olvidar que, en el corazón del barrio del Carmen de la capital del antiguo Reino, nació la imprenta en España, en un pequeño taller situado junto al Portal de la Valldigna.

El Puig de Santa María, el histórico monasterio del antiguo Reino
Nosotros recomendamos sinceramente a nuestros lectores que le dediquen tiempo a la realización de una detenida visita al Monasterio del Puig. Conviene recordar algunos datos básicos. El rey Jaime I de Aragón se apoderó, en el año 1237, o sea, un año antes de la conquista de la ciudad de Valencia, del castillo musulmán existente en las colinas de Yubal.la. La posesión de dicha fortaleza resultó fundamental para que el gran monarca pudiera apoderarse, meses después, de la capital del reino árabe de Valencia. El día 8 de septiembre de 1237, el sacerdote Fray Pedro Nolasco (posteriormente santificado) halló en El Puig la imagen que representa a la Virgen María, que fue posteriormente proclamada patrona del Reino de Valencia. La imagen fue entregada a la orden Mercedaria para que se responsabilizara de su custodia y, a su vez, se encargara de potenciar su veneración, en el templo que creó el rey Jaime I, y que se convirtió en 1245 en parroquia de la población del Puig.

El monasterio fue ampliándose hasta formar el grandioso edificio actual, que fue declarado monumento histórico-artístico nacional en 1969. En el recorrido por el monasterio comprobamos la existencia de estilos arquitectónicos muy diferentes, entre los que merece destacarse el gótico. La iglesia del monasterio, por ejemplo, es una bellísima muestra del arte gótico. En dicha iglesia se venera la imagen de Nuestra Señora del Puig, encontrándose en sus inmediaciones el sepulcro de Guillem de Entença, uno de los caballeros más importantes de la conquista cristiana. También llaman poderosamente la atención los claustros y las grandes galerías, en donde se exhiben los escudos de las poblaciones del antiguo Reino de Valencia que colaboraron en la restauración del monasterio, que experimentó un grave deterioro a partir de 1835, cuando se dictó la Ley de Desamortización y se ordenó la exclaustración de los monjes, que volvieron al edificio en 1946, recuperando en 1967 su propiedad. El 9 de octubre de 1954 tuvo lugar la coronación pontificia de Santa María del Puig. En el monasterio se celebran las solemnes sesiones de la Real Orden de Caballeros de Santa María del Puig.

De Ara Christi a la ermita de Sant Jordi
La visita al casco antiguo del Puig debe incluir la de las ruinas del castillo. Se trata de los restos de la fortaleza árabe de Enesa, situados a unos setenta metros de altitud, en el corazón del pueblo. Esta fortaleza fue construida durante el siglo XI por orden del rey moro de Valencia y fue conquistada en el año 1092 por el Cid Campeador, el caballero castellano Rodrigo Díaz de Vivar. También merece la pena visitar otra colina emplazada en el núcleo urbano: la de Santa Bárbara, en donde abundan los pinos y los olivos. En los alrededores del Puig se halla el otro gran conjunto monumental del municipio: la Cartuja de Ara Christi, que fue fundada durante el siglo XVI y que acoge actualmente un centro hostelero. Se trata de una de las cuatro cartujas existentes en la Comunidad Valenciana, de las cuales dos siguen desempeñando su función originaria, vinculada con el silencio, el aislamiento y la oración (la de Santa María, en la Pobla de Benifassà, y la de PortaCoeli, en Serra). Otro lugar que vale la pena visitar es la ermita de Sant Jordi, situada en los alrededores de la población, en una planicie en donde, según las crónicas, se registró en 1237 la gran batalla del Puig, entre las tropas del rey Jaime I, con Guillem de Entença al mando, y el ejército del rey árabe de Valencia Zayan. Según la leyenda, la aparición de San Jorge, montado en un caballo blanco, estimuló decisivamente a los soldados cristianos, que derrotaron a los musulmanes.

DATOS PRÁCTICOS
Ayuntamiento de El Puig. Tel: 96 1470003.
Visitas al Monasterio de Santa María del Puig. Tel: 96 1470200
lasprovincias.es