lasprovincias.es
Miércoles, 22 octubre 2014
claros
Hoy 15 / 23 || Mañana 17 / 21 |
más información sobre el tiempo

el racó d'ademus

"Su figura es casi elíptica, y tiene cinco leguas y media de oriente á poniente con quatro de norte á sur; por todas partes le cercan altos y destemplados montes, que se internan hácia el centro, donde alternan con cerros de yeso, principalmente en el curso del Turia...Crúzale el Turia de norte á sur fertilizando sus riberas, ya con sus propias aguas, ya con las que recibe de los rios Ebrón y Boilgues, y de la rambla de la Puebla;...

El rincón de Ademuz: De Casas Bajas a Casas Altas


Casas Bajas. /FOTO ZONA LP
09.10.07 -
Vota
0 votos

Cerrar Envía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

Nombre Email remitente
Para Email destinatario
Borrar    Enviar

Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

Nombre* Email*
* campo obligatorioBorrar    Enviar
...esta le entra por la izquierda, y aquellos por la derecha. Habitan en el Rincón 1.400 familias, repartidas en quatro villas, dos lugares, y ocho aldeas principales. Ademúz es la villa principal, situada casi en el centro del Rincón á la derecha del Turia, y de ella dependen las aldeas llamadas Casas altas y Casas baxas, que yacen al sur en la ribera derecha del Turia; Olmo, Sesga y el Val situadas * la izquierda... Gozan las tierras de Ademúz aguas abundantes y puras, y un cielo despejado..."

Antonio José de Cavanilles: "Observaciones sobre la Historia Natural, Geografía, Agricultura, Población y Frutos del Reyno de Valencia" (Madrid, 1795 - 1797).

Hemos querido iniciar esta nueva escapada al Rincón de Ademuz con unos textos del gran viajero del siglo XVIII, el botánico Antonio José Cavanilles, quien visitó esta comarca valenciana a finales del siglo XVIII. Realizó descripciones magistrales, por su minuciosidad y precisión, demostrando que había recorrido esta comarca con el firme deseo de no perder detalle, por lo cual sigue considerándose su obra literaria como un material utilísimo, de imprescindible consulta justo dos siglos después de su muerte. Siguiendo, pues, los pasos de Cavanilles, volvemos al Rincón de Ademuz, una comarca entrañable que merece todo nuestro apoyo, porque necesita superar la problemática situación socioeconómica actual. Casi no existe actividad industrial, el comercio es también escaso y la agricultura y la ganadería apenas permiten la supervivencia de los 2.577 habitantes de los siete municipios que integran actualmente el Rincón de Ademuz, bastantes menos de los 8.871 vecinos que vivían, en el año 1950, en este territorio de 370 kilómetros cuadrados de extensión. El futuro del Rincón de Ademuz pasa casi exclusivamente por el turismo, y éste se basa fundamentalmente en la riqueza de recursos naturales, que ya fueron observados por el incansable botánico Cavanilles: abundancia de agua en ríos y manantiales, bosques frondosos, frutas y hortalizas de calidad producidas en los fértiles campos situados en las riberas del Turia y del Ebrón y altas montañas, desde las que se pueden contemplar magníficas panorámicas. Además, hay que resaltar la sustancial mejora de las comunicaciones por carretera, que permiten llegar con mucha mayor rapidez y seguridad a esta comarca.

Hace unos días tan sólo, el presidente de la Mancomunidad del Rincón de Ademuz, Manuel Sánchez, y el alcalde de Ademuz, Fernando Soriano, me explicaban las líneas básicas del Plan de Dinamización Turística de la comarca, que tiene tan sólo un obstáculo de entrada: la precariedad de los recursos económicos de los ayuntamientos, que necesitan contar con el respaldo de la Generalitat Valenciana y de la Diputación de Valencia. Ese plan contempla la promoción de todos y cada uno de los siete municipios actualmente existentes (o sea, los cuatro que visitó el botánico Cavanilles -Ademuz, Castielfabib, la Puebla de San Miguel y Vallanca- y otros tres que en el siglo XVIII eran simples aldeas: Casas Bajas, Casas Altas y Torrebaja). Se parte de una base: cada pueblo tiene su encanto y su personalidad y, aunque el patrimonio arquitectónico se concentre sobre todo en Ademuz y Castielfabib, todos poseen abundantes atractivos naturales. Y la existencia de esa riqueza paisajística y medioambiental la hemos podido comprobar personalmente en Casas Altas y Casas Bajas, dos pequeños municipios que merecen ser descubiertos por nuestros lectores. Ambos están situados a orillas del Turia, y nos ofrecen el encanto de esos núcleos rurales que mantienen el sabor tradicional de los pueblos que siguen viviendo de la agricultura y la ganadería y que no han perdido su equilibrio con la instalación de industrias o con la construcción de urbanizaciones de adosados. Esa paz y tranquilidad ha comenzado a cautivar a personas que, procedentes de municipios turísticos del litoral valenciano, e incluso del extranjero (como la autora de la fotografía de este artículo, natural del Reino Unido), han encontrado aquí la ubicación ideal para su residencia permanente.
El rincón de Ademuz: De Casas Bajas a Casas Altas

Casas Bajas se halla 690 metros de altitud sobre el nivel del mar y dista 128 kilómetros de Valencia, contando actualmente con 260 habitantes. En su casco antiguo destaca la iglesia parroquial de San Salvador, y en los pintorescos alrededores llama la atención la llamada "Barraca Grande", que es una original construcción rural realizada íntegramente con piedra seca, situada en el paraje del Pinar. Otros lugares interesantes son los siguientes: la rambla de Benarráiz, el barranco "de las Malas Noches" y los manantiales de "las Cambretas", la "Fuente Vieja", "Covatillas" y el "Pozo Salao" (cuyas aguas podrían ser declaradas próximamente de interés minero-medicinal, según nos dijo el alcalde Francisco Blasco, como primer paso para la creación de un balneario). Casas Bajas, que se independizó de Ademuz en 1838, tiene su casco antiguo en las faldas de una colina conocida como la Peña Alta, desde la cual se domina el cauce del río Turia. El principal espacio urbano es la plaza del rey Don Jaime, en la que se halla un singular edificio conocido como la "Casa de los Secretarios". Junto al río Turia, en las afueras de Casas Bajas, está el "Molino de la Villa", del siglo XVIII y que ha sido acertadamente restaurado, conservando la maquinaria utilizada antaño para moler grano. Desde Casas Bajas se puede realizar una agradable excursión a la Lomatilla¸ desde donde se puede contemplar una magnífica vista panorámica de gran parte del valle del Turia, a su paso por el Rincón de Ademuz.

El otro pueblo es Casas Altas, que se encuentra a 714 metros de altitud sobre el nivel del mar, a 127 kilómetros de Valencia y en donde viven 156 personas. En Casas Altas se halla la sede de la Mancomunidad de Municipios del Rincón de Ademuz, y en destacando en su centro histórico la iglesia de la Santísima Trinidad (del siglo XVII) y el molino harinero. En el entorno de Casas Altas encontramos parajes de gran belleza, ya sea en las riberas del río Turia, en las montañas de la Muela y del Gazapo, en los frondosos bosques de la Umbría Negra y de la Fresnera o en los montes del Tornazo y del Hontanar. El alcalde de Casas Altas, Manuel Sánchez, nos subrayaba el buen funcionamiento de una empresa agrícola local que cuenta con viveros y con destilerías y que, por ejemplo, está exportando plantas aromáticas a diversos países europeos.
Los aficionados al senderismo pueden recorrer la vega de las riberas del río Turia, desde Casas Altas y Casas Bajas hasta Ademuz y Torrebaja, por el llamado "Cordel de los Carriles" (PR.V.131-5). Un itinerario muy interesante es el que sigue el antiguo Camino Real, una ruta tradicional que partía de Aras de los Olmos y que, tras pasar por Santa Cruz de Moya, llega al Rincón de Ademuz por el municipio de Casas Bajas. Entre Aras de los Olmos y Santa Cruz de Moya podremos contemplar un espectacular tramo del río Turia, cuyo angosto cauce salva el puente de la carretera de Valencia a Ademuz por Chelva, Tuéjar y Aras de los Olmos. Al Rincón de Ademuz se llega preferentemente por el siguiente itinerario: por la A-3 (Autovía de Valencia a Madrid) hasta Utiel, desviándose en dicha población por la N-330 en dirección Ademuz, pasando por Sinarcas y Landete. La otra ruta por carretera es la de Valencia a Ademuz por la CV-35 (vía Llíria, Chelva, Tuéjar y Aras de los Olmos).

Para concluir, hemos de referirnos a la gastronomía tradicional, que es uno de los grandes atractivos del Rincón de Ademuz. Tanto en Casas Bajas como en Casas Altas, los platos más populares son las gachas de maíz y el puchero con pelotas. En Casas Bajas podremos degustar dichos platos, así como los sabrosos embutidos de la comarca en la taberna "El Rulo" y en el bar-restaurante "La Moncloa", mientras que en Casas Altas, el lugar básico para contentar el paladar y llenar el estómago es la tasca "Los Trillos". De todos modos, debemos recordar a nuestros lectores que los puntos de encuentro fundamentales para los amantes de la buena mesa están en Ademuz (hostal-restaurante "Casa Domingo") y en Torrebaja (hotel-restaurante "Casa Emilio"). En Ademuz podemos, además, asistir a la ancestral ceremonia de la matanza del cerdo durante estos meses de otoño e invierno, ya que "Casa Domingo" organiza cada sábado en su restaurante este acto ritual, que antaño se celebraba en todos los pueblos agrícolas y que hoy casi ha desaparecido de la geografía valenciana. Por muchísimas razones, merece la pena todos y cada uno de los pueblos del Rincón de Ademuz...

Datos
o Mancomunidad de Municipios del Rincón
de Ademuz (Casas Altas). Tel: 978 782425.
www. rincondeademuz.com
o Tourist Info Diputación de Valencia Tel: 96 3514907
o Hostal- restaurante "Casa Domingo" (Ademuz). Tel: 978 782030
o Hostal- restaurante "Casa Emilio" (Torrebaja). Tel: 978 783004
o Casa rural "Casa Garrido" (Ademuz). Tel: 96 3614472 / 630924149
o Albergue "Los Centenares" (Castielfabib). Tel: 978 783504.
o Casa rural "Tierras de Moya" (Los Huertos de Moya). Tel: 969 361577 / 678612496.
o Taberna "El Rulo" (Casas Bajas). Tel: 978 782311
o Bar-restaurante "La Moncloa" (Casas Bajas). Tel: 978 782683
o Tasca "Los Trillos" (Casas Altas). Tel: 978 782413
lasprovincias.es