lasprovincias.es
Miércoles, 22 octubre 2014
nuboso
Hoy 17 / 23 || Mañana 17 / 23 |
más información sobre el tiempo

viajes

Proponemos a nuestros lectores una escapada a Cantabria, una comunidad autónoma situada en el norte de España que nos sorprende por su enorme riqueza de recursos naturales y por la importancia de su patrimonio histórico-artístico
25.11.09 -
Vota
0 votos

Cerrar Envía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

Nombre Email remitente
Para Email destinatario
Borrar    Enviar

Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

Nombre* Email*
* campo obligatorioBorrar    Enviar
Vamos a sintetizarles nuestra positiva experiencia, al haber podido disfrutar, en tan sólo tres días, y gracias al Gobierno de Cantabria y a la Federación Española de Periodistas y Escritores de Turismo, de los enormes atractivos de estas tierras hermosas, llenas de contrastes, en donde nos encontramos con gentes hospitalarias, que han sabido conservar sus costumbres y tradiciones más arraigadas, y que nos ofrecen, además, una gastronomía popular muy variada, rica y sabrosa. Merece la pena aprovechar unos días libres para viajar hasta Santander, como base ideal para nuestras excursiones por el bellísimo litoral cantábrico y por los acogedores valles situados a los pies de los Picos de Europa. Actualmente, Santander está muy cerca de Valencia, gracias a los vuelos diarios de Iberia Regional-Air Nostrum, que nos permite volar desde Manises hasta el aeropuerto de Santander en tan sólo una hora, si se realiza el trayecto directo, o en algo más de tiempo, si se hace escala en Barajas.
SANTANDER, BELLA CIUDAD ABRAZADA AL MAR.
La capital de Cantabria ha visto su historia marcada por dos sucesos que los santanderinos no olvidan. El primero de ellos tuvo lugar el 3 de noviembre de 1893, cuando el buque “Cabo Machichaco”, cargado de dinamita, estalló en el puerto de Santander, provocando cerca de seiscientos muertos. El segundo de los hechos dramáticos sí ha dejado su huella visible en la ciudad, ya que un pavoroso incendio iniciado el 14 de febrero de 1941 arrasó durante dos días todo el centro histórico de la ciudad y, con ello, los edificios de mayor valor histórico. Pero, pese a carecer de la monumentalidad de otras ciudades, Santander es una capital moderna y cosmopolita y que resulta acogedora para el visitante, al que sorprende fundamentalmente por sus playas de fina arena y por las zonas verdes y espacios de valor medioambiental que la rodean. Vale la pena recorrer Santander a lo largo de su línea costera, comenzando por ejemplo en los Jardines de Pereda, donde se encuentra la Oficina de Información y en cuyas proximidades se halla la Catedral y algunos de las construcciones más destacables, como la sede central del Banco Santander, que continúa manteniendo en la capital cántabra su sede social. Toda esta zona de la ciudad recae a la bahía de Santander, el mayor estuario de la costa norte española y espacio de alto valor ecológico y paisajístico, que también podemos recorrer en alguno de los barcos que parten de la Estación Marítima de Ferries y que realizan paseos de distinta duración.
Si continuamos caminando junto al mar llegaremos hasta las playas de los Peligros, de la Madalena y de los Biquinis, ya en la península de la Madalena, con su famoso palacio del mismo nombre, sede de la Universidad Intenacional Menéndez Pelayo y que acoge numerosas actividades culturales. La península de la Madalena cierra por uno de sus extremos la bahía de Santander y es un amplio espacio repleto de zonas verdes y dispuesto para el disfrute ciudadano. Desde el pequeño promontorio en el que se asienta el Palacio Real o de la Madalena comienza a descender el camino que nos lleva hasta un pequeño y simpático zoo, de acceso libre y habitado por pingüinos y focas. Sus moradores nos dan la bienvenida a la costa norte de la ciudad, ya abierta al Cantábrico y en la que se localiza la magnífica playa del Sardinero, precedida por las del Camello y de la Concha. Nos encontramos con una de las estampas más fotografiadas de la ciudad, una gran playa urbana de fina arena que destaca por su belleza y armonía, rodeada de zonas verdes, como los Jardines de Piquío, y de algunos interesantes edificios, como el Gran Casino. No en vano, Santander es una de las ciudades españolas con mayor número de parques y jardines, que realzan la belleza natural del entorno. Además del Santander más próximo a la costa, con edificios de mayor o menor valor arquitectónico, la ciudad cuenta con amplias avenidas en las que se asientan residencias de pocas alturas, edificios señoriales y algún palacete, como el que alberga el emblemático “Hotel Real”. Y no podemos dejar de destacar el alto nivel gastronómico de Santander, con restaurantes como el prestigioso “Zacarías”, en donde se elaboran sabrosos platos basados en una excelente materia prima, como los excepcionales “maganos” (chipirones) o la rica merluza. A destacar también el restaurante marino “Tonino”, donde podemos degustar unos interesantes pudings de anchoas y cabracio, ricas “rabas” (calamares cortados en tiras) y una fenomenal lubina “salvaje”, que es como se conocen a los pescados naturales del mar, no procedentes de piscifactoría. Mencionar por último el restaurante “La Sixtina”, un local vanguardista en su decoración y también con buena cocina, tanto en pescados como en carnes, con un estupendo cordero.
Tomando como base la ciudad de Santander, proponemos algunas excursiones a lugares de visita obligada, dejando para otra ocasión enclaves tan interesantes como el Parque de Naturaleza de Cabárceno o municipios como Laredo, San Vicente de la Barquera o Santoña y sus marismas.
SANTILLANA DEL MAR, LA CIUDAD MEDIEVAL ANCLADA EN EL PASADO.
Dicen de Santillana del Mar que es la villa de las tres mentiras, pues ni es santa, ni es llana, ni tiene mar. Pero lo que es cierto es que esta ciudad medieval es, como poco, una de las localidades más bonitas de toda España, si no la más bella, en opinión de los lectores de una conocida revista de viajes. El gran mérito de Santillana del Mar es que una villa de dimensiones más bien reducidas concentra un patrimonio arquitectónico de extraordinario interés, que no ha visto alterada su perfecta armonía con el paso del tiempo. Son numerosos los palacios y casonas señoriales repartidos a lo largo y ancho de esta villa de calles empedradas, declarada conjunto histórico artístico, y en donde destacan incluso las construcciones de origen más humilde, con sus características balaustradas de madera. Son numerosas las casas y palacios que lucen en su fachada un escudo labrado en piedra, que habla de los orígenes de sus antiguos moradores. Nos llevaría tiempo enumerar todos y cada uno de los edificios de interés, conformándonos con mencionar algunos, como el Palacio de los Valverde, las Torre del Merino y de Don Borja o las casas-palacio de Peredo-Barreda, de los Villa o de los Bustamante. Y, dentro de la arquitectura religiosa, destacar la Colegiata de Santa Juliana, en su mayoría construida en estilo románico y en torno a la cual fue creciendo la villa. Buena parte de los edificios de mayor interés acogen ahora museos, instalaciones culturales u hoteles con encanto. No podemos abandonar Santillana del Mar sin una visita al Museo Altamira, situado a escasamente dos kilómetros y que acoge una reproducción de las famosas cuevas, auténtica catedral del arte paleolítico
LA COMARCA DE LIÉBANA: POTES, FUENTE DÉ Y SANTO TORIBIO.
Presidida por los majestuosos Picos de Europa se encuentran las tierras de Liébana, formadas por un total de cuatro valles que confluyen en la capital, Potes, y que, protegidos por cumbres de más de 2.500 metros de altura, gozan de un microclima que posibilita unas temperaturas más agradables que en el resto de Cantabria. En Liébana se localiza un rico patrimonio cultural, fundamentalmente religioso, con dos máximos exponentes: Santa María de Lebeña y Santo Toribio de Liébana. La ermita de Santa María de Lebeña, construida en el siglo X, constituye una muestra única del arte mozárabe o prerrománico, y guarda en su interior una magnífica Virgen lactante de estilo gótico y una importante colección de retablos. El Monasterio de Santo Toribio de Liébana, construido en gótico rural, es uno de los cuatro únicos lugares santos en el mundo, junto a Jerusalén, Roma y Santiago de Compostela, y lugar de perenigración para los cristianos. Allí se guarda y venera el “Lignun Crucis”, el mayor trozo conocido de la cruz donde murió Cristo. También alberga una valiosa talla gótica –el bulto yacente de Santo Toribio- que presenta la singularidad de estar tallada en madera. Aunque recientemente finalizó el Año Santo de Cantabria, siempre hay una buena ocasión para visitar Santo Toribio y toda su comarca.
A escasa distancia del monasterio se encuentra la coqueta villa de Potes, capital de la comarca, y que conserva algunas muestras de arquitectura civil destacables, fundamentalmente las torres nobiliarias bajomedievales del Infantado –actual sede del Ayuntamiento- y la de Orejón de la Lama. No debemos dejar de mencionar la gastronomía lebaniega, donde sobresalen los distintos tipos de riquísimos quesos –especialmente el queso Picón de Bejes-Tresviso, similar al más conocido de Cabrales, que se elabora en Asturias-, el orujo y el sabroso cocido lebanés. Podemos recomendar “Casa Cayo”, un acreditado restaurante en el que se elabora una buena cocina tradicional, y que dispone también de hotel
Y para acabar esta aproximación a Cantabria, recomendar la ineludible ascensión en el teleférico de Fuente Dé, localidad que cuenta con un Parador de Turismo. Vale la pena tanto la vertical ascensión como las impresionantes vistas
panorámicas que se contemplan desde la cumbre, punto de partida de excursiones por el Parque Nacional de los Picos de Europa. Pero este enclave natural de excepcional valor, que comparten las comunidades de Cantabria, Asturias y Castilla y Leon, merece una atención más pormenorizada que podremos tratar en otro número.
Cantabria: naturaleza, tradición, cultura y gastronomía en la España Verde, a tan sólo una hora de Valencia…
DATOS PRÁCTICOS
-Oficina Regional de Turismo (Santander). C/ Hernán Cortés, 4 (abierta todos los días). Tel: 942 31 07 08. Página web: www.turismodecantabria.com Infocantur: 902 210112. Teléfono Vacaciones: 901 111 112
-Restaurante “Zacarías” (Santander). Tel: 942 212 333
-Restaurante “Sixtina” (Santander). Tel: 942 219585219 595
-Restaurante Tonino (Santander, barrio de la Torre de Monte). Tel: 942 320182
-Hotel-restaurante “Casa Cayo” (Potes). Tel: 942 730 150


Cantabria: Encuentro con la naturaleza, la historia y la tradición
lasprovincias.es