Saltar Menú de navegación
Hemeroteca |
RSS | ed. impresa | Regístrate | Jueves, 24 abril 2014

Casas Rurales

LLÍRIA, (EL CAMP DE TÚRIA)
Albergue-Granja Escuela "Llometa de Llavata"
No es la primera ocasión que dedicamos estas páginas a un albergue, aunque sí lo es en lo referido a una granja escuela. Pero como siempre hay una primera vez, vamos a dedicar estas líneas a un complejo educativo y de alojamiento que, aunque está pensado principalmente para un público joven, también ve pasar todos los años por sus aulas y habitaciones a grupos de personas de todas las edades, que se encuentran en plena naturaleza y rodeados de campos de naranjos y de algarrobos

Albergue-Granja Escuela "Llometa de Llavata"


01.04.08 - 14:02 -

Cerrar Envía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

Nombre Email remitente
Para Email destinatario
Borrar    Enviar

Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

Nombre* Email*
* campo obligatorioBorrar    Enviar
Hablamos de “Llometa de Llavata”, situada en una pequeña elevación, en la comarca de Camp de Túria, en término municipal de Llíria, de cuyo núcleo urbano dista unos cinco kilómetros. La historia de este original albergue y granja escuela va indisolublemente unida a la de sus propietarios, la familia de Fernando Veláquez de Castro y su mujer, Carmen Gil, que fueron creando poco a poco un establecimiento que dispone hoy de 120 plazas, con 3.000 metros cuadrados construidos sobre una parcela de 60.000 metros. Los comienzos no fueron fáciles, y más teniendo en cuenta que en este proyecto tan personal, muchas de las obras se han ido haciendo por la propia familia conforme había más demanda y las posibilidades económicas lo permitían.
En realidad, la aventura empezó con la granja escuela y luego fueron construyendo módulos de habitaciones, en un principio con un total de 40 plazas, hasta llegar a las 120 actuales. En total hay 10 habitaciones con literas, con distinta capacidad, aunque con un equipamiento similar, donde no faltan equipo de aire acondicionado, calefacción y cuarto de baño, en algún caso adaptadas para personas con movilidad reducida. Aunque las habitaciones cuentan con una sólida estructura y un correcto aislamiento, se han forrado por dentro con madera para dar una mayor calidez. Las vigas y ventanas son igualmente de madera, en este caso de mobila, obtenidas de derribos, al igual que las tejas de tipo árabe. Esta es una circunstancia que se repite en buena parte de las instalaciones, ya que se han reutilizado materiales antiguos en las distintas construcciones, con lo que, de alguna manera, se trata de edificios ecológicos. En el centro de todo se halla la propia vivienda Fernando y los suyos, que se muestra muy amable con los clientes y que consigue crear un ambiente de total familiaridad.
En época escolar, buena parte de las visitas entre semana son de un día, que realizan grupos de niños acompañados de sus profesores, y que pasan una jornada interesantísima, ya que muchos de ellos conocen por primera vez algunos de los animales que antaño vivían en el campo con el hombre y que hoy día tan sólo ven en libros y revistas, ya que han perdido en buena parte su función de ayuda en las tareas agrícolas. En la granja encontramos desde caballos, un pony y una simpática pareja de burros a cabras montesas hasta cerdos –los hay de la variedad vietnamita- y un ciervo, sin olvidar los clásicos pollos y gallinas. Tenemos incluso una zorra, “Banderas”, muy mansa, a la que han criado desde pequeña con biberón, y un pavo, bautizado con el nombre de “Tito”, que se pone a bailar flamenco al compás de las palmas. Las visitas escolares de un día se completan con un paseo a lomo del pony o de los caballos en el picadero, con otra vuelta en un carro tirado por los equinos y con un taller en el que pintan una maceta y plantan una semilla de una planta que luego regalan a su madre. Y es que los responsables de “Llometa de Llavata”, que cuenta con un equipo de animadores socioculturales, monitores, biólogos, etc., cuidan mucho el aspecto pedagógico, para que el público que pasa por las instalaciones siempre aprenda algo. Existen numerosas aulas, todas de madera y con abundante luz natural, en las que se realizan más de 30 tipos de talleres, aptos para todos los públicos: de marionetas, bisutería, plantas, energías renovables, etc. Precisamente para este año, está previsto dotar a las instalaciones de placas fotovoltaicas, que reducirán la factura eléctrica a la hora de caldear las dependencias y calentar el agua caliente.
Además de las visitas de un día, “Llometa de Llavata” alberga a grupos de todo tipo en estancias de varios días e incluso de semanas, en el caso de los campamentos de verano. Y el abanico de actividades que se ofrece es muy amplio, así como el número de instalaciones deportivas y educativas. El conocido como prado es una extensión de 15.000 metros cuadrados, en buena parte cubiertos de césped, en el que pasean los caballos y sirve como campo de críquet y como escenario para el tiro con arco. Allí encontramos también un pequeño rocódromo para la práctica de la escalada, y se está terminando una zona cubierta por tejado, en la que se van a instalar distintas instalaciones recreativas, con mesas de ping-pong de piedra y resistentes futbolines. La idea es también que allí se desarrolle un taller con los juegos practicaban nuestros mayores y cuya práctica ya se ha perdido. Alejado del prado se halla una pista polideportiva, que permite la práctica de deportes como futbito, volley-ball o baloncesto, entre otros. El complejo tiene dos piscinas, una reservada principalmente para los monitores y educadores y la otra, la más amplia, para el resto del público. Ésta última, rodeado de frondosos árboles que proporcionan una agradable sombra, se ha ideado para poder ser utilizada para los más pequeños, dado que tiene poca profundidad. Existen dos comedores, con capacidad total para 150 comensales, y una sala polivalente situada sobre el campo polideportivo.
Las instalaciones del albergue de “Llometa de Llavata” están pensadas para grupos formados por un mínimo de 20 personas, de cualquier edad, que pueden ir acompañados por sus propios monitores o educadores o bien utilizar los servicios del personal del complejo. Los más pequeños suelen realizar una interesante excursión al bello Parque de San Vicente, situado a escasa distancia del núcleo urbano de Llíria, mientras que los clientes de más edad que lo deseen pueden practicar senderismo en el cercano Parque Natural de la Sierra Calderona. Se realizan programas a la carta para grupos, que pueden realizar interesantes visitas a la Albufera, a las playas –de Canet, por ejemplo-, a la Ciudad de las Artes y de las Ciencias de Valencia, etc. También cabe la opción de combinar la estancia en el albergue “Peña María”, localizado a unos 20 minutos, en la localidad de Gestalgar, que gestiona desde hace unos meses el propio Fernando Velásquez. Gestalgar cuenta con una zona de baño a orillas del río Turia, así como con interesantes parajes naturales, en buena parte conectados por senderos señalizados. Las estancias en “Llometa de Llavata” siempre se realizan en régimen de pensión completa, con un precio de 18 euros por día para los menores de 14 años, y de 25 euros en el resto de casos. Existen otras tarifas que se adaptan en función del número de actividades que se contratan y de si se hace uso de los monitores del complejo.
“Llometa de Llavata” se halla a tan sólo 30 kilómetros de Valencia y a 5 de Llíria, y cuenta con cómodos accesos, gracias a la autovía CV-35, la conocida popularmente como Pista de Ademuz, tomando la salida de Alcublas. A un kilómetro hay que tomar el camino de Caicón a la izquierda, y a unos 3 kilómetros a mano izquierda, se halla la Llometa
DATOS PRÁCTICOS
-Albergue-granja escuela “Llometa de Llavata”. Apartado de Correos 351. CP: 46160. Llíria (Valencia). Tel. 96 2134263 / 678560720
-Página web:www.alberguelliria.com .
Albergue-Granja Escuela "Llometa de Llavata"
Opina

* campos obligatorios
Listado de comentarios
Vocento
SarenetRSS