El todoterreno definitivo

La zaga cambia por completo con nuevos faros y portón.
#CrossoverLifeStyle

Grande, refinado y muy tecnológico, el Discovery es un portento de la conducción

CARLOS PANADERO

Tras cuatro generaciones y con más de 1,2 millones de unidades vendidas en todo el mundo, Land Rover renueva el Discovery, uno de los iconos todoterreno que llega a su quinta generación con una silueta adaptada a los nuevos estándares de la marca y un comportamiento polivalente que se eleva a la categoría premium.

Renovación completa

El nuevo Discovery ha evolucionado en todos los sentidos, ahora es un modelo muy atractivo que abandona su imagen clásica de todoterreno cuadrado por una silueta refinada y llena de detalles exclusivos como las llantas de 20 pulgadas, las salidas de aire laterales o un nuevo portón trasero automático que sustituye al antiguo de apertura lateral.

En el interior, encontramos un habitáculo más amplio y funcional que es capaz de alojar sin problema a siete pasajeros en sus tres filas de asientos. Además, cuenta con 700 litros de maletero y materiales de primera calidad, buenos acabados y un diseño moderno que combina a la perfección con la tecnología introducida en el modelo.

La nueva seña de identidad en el Discovery es la tecnología. Y es que, el nuevo modelo de la firma británica cuenta con nueve puertos USB, seis puntos de carga de 12 voltios y acceso WiFi 3G para hasta ocho dispositivos. La lista continua con unos asientos configurables, tecnología 'Auto Access Height' que reduce la altura de la carrocería hasta en 40 milímetros para entrar o salir del vehículo, la incorporación de la llave 'Activity Key' en forma de pulsera, control de vadeo hasta casi un metro y un sinfín de ayudas a la conducción que convierten al modelo en un 4x4 capaz de moverse por todos los terrenos imaginables como pez en el agua.

Mucha oferta diesel

La marca ha respetado la filosofía del Discovery, y sólo los motores diesel sorprenden por su comportamiento y consumo. Los motores disponibles son un dos litros con 180 ó 240 CV cuyo precio parte desde los 58.800 euros y un tres litros de seis cilindros con 258 CV. En gasolina se presenta un V6 de 340 CV, todos ellos vinculados a caja automática de ocho velocidades y, por supuesto, tracción total permanente.

Por terrenos off-road

Para poner a prueba todas las virtudes del nuevo Discovery 2017 nos llevamos el todoterreno a uno de los mejores circuitos off-road de la Comunitat, el Maralba Circuit Experience situado en el interior de Castellón. Nuestra unidad de pruebas, cedida por la concesión valenciana Imperauto, es la versión 3.0 TDV6 de 258 CV con un precio de 67.000 euros, una de las más funcionales de la saga al tomar con maestría tanto la carretera como tramos off-road.

Acomodados en el asiento, el tacto y la calidad percibida en los acabados es muy elevada. La consola central cuenta con grandes pantallas para los relojes, un equipo multimedia a la altura de la marca y muchos huecos portaobjetos, como el situado detrás de los mandos de la climatización. Al igual que en otros modelos de la marca, el nuevo Discovery mantiene el ajuste del volante eléctrico, el selector de tracción o los controles de los elevalunas en el marco de la puerta y no en el tirador, una solución a la que cuesta acostumbrarse.

Arrancamos el motor y lo primero que llama la atención es la ausencia de ruido. El nuevo Discovery está excelentemente aislado. Recorremos los primeros kilómetros y es más que notable el trabajo realizado por los ingenieros de Land Rover para reducir el peso, ahora es 480 kilos más ligero que su predecesor gracias al uso de aluminio en el chasis, y eso se nota en la aceleración.

También en carretera

Circulando por autovía, resulta muy confortable. El cambio sube de vueltas cuando se le exige y negocia las curvas con absoluta estabilidad, sin apenas oscilaciones de la carrocería. Tras la experiencia vivida en carretera se puede decir que el nuevo Discovery tiene el aplomo de una berlina, la aceleración de un deportivo y la posición elevada de un SUV. Por otro lado, hay que hacer una mención especial a los frenos, que aguantan perfectamente las más de dos toneladas que pesa este todoterreno sin apenas notar movimiento en la carrocería.

Llegamos al circuito y es el momento de pasarlo bien. Para ello nos adentramos en la pista off-road donde vamos a sacar lo mejor del Discovery. A priori, puede parecer un SUV convencional pero gracias a las suspensiones ajustables, el Discovery eleva su carrocería para sortear cualquier obstáculo. Además cuenta con selector 'Terrain Response 2', que convierte hasta el más poco avezado conductor en el piloto todoterreno definitivo. Basta con seleccionar el modo deseado, y la tecnología hace el resto.

Dejamos la pista off-road y llevamos al Discovery a una pista rápida de tierra. De momento, el modelo ha cumplido tanto en carretera como en pista todoterreno, pero ¿será igual de bueno en esta pista? Aquí, notamos el peso del vehículo y el subviraje del eje delantero impide sacar todo el potencial del motor, pero a pesar de ello, cumple con nota y resulta muy divertido cuando consigues deslizar la parte trasera.

Gama alta y muy capaz

Sin duda alguna, el nuevo Discovery es bueno en todos los sentidos, y gracias a su actualizada configuración obtiene un gran confort en marcha que le permite sobresalir por su capacidad off-road. El único hándicap es su tamaño, que lo hace un tanto grande para la ciudad. Para los que quieran un Discovery más pequeño, el Sport es su coche.

Fotos

Vídeos