Seat, protagonista en el Montecarlo Classic Rally

El Seat 127 pilotado por nuestro compañero en el grupo Vocento Manu Cortés brilló en la nieve del principado./
El Seat 127 pilotado por nuestro compañero en el grupo Vocento Manu Cortés brilló en la nieve del principado.

Los periodistas Manu Cortés y Joan Dalmau mejoraron los resultados del pasado 2017RALLY MONTECARLO

REDACCIÓN MOTOR

La dureza de este rally no solo reside en los tres mil kilómetros que dura la prueba, ya que cada participante tiene que llegar con el coche de competición al rally desde su país de origen. A esto hay que sumarle las condiciones meteorológicas de frío y nieve, y todo ello con coches con más de tres décadas listos para volver a competir.

Con esa dureza transcurrió todo el rally, cuya etapa de desenlace fue la más emocionante para el equipo Seat de coches históricos. Lo mejor para este equipo es que todos mejoraron posiciones en las condiciones más adversas, con nieve, hielo y mucho riesgo de abandono por accidente.

Para los técnicos y mecánicos del equipo Seat, lo más satisfactorio fue que los tres coches aguantaron perfectamente el uso que de sus mecánicas hicieron los pilotos. Una palanca de cambios que se soltó y los controles del copiloto para calcular la velocidad media que se pararon sin previo aviso fueron los hándicaps de Salvador Cañellas y Dani Ferrater, con el Seat 124 'oficial', el mismo que llegó al podio de Montecarlo en los años setenta.

La nieve y el hielo pusieron a prueba las mecánicas de antaño, y Seat superó sus resultados anteriores

Salvador Cañellas finalizó en una respetable posición 63. Mejor le fue a Joan Dalmau, periodista y director de contenidos del portal web coches.net, que desplegó todas sus virtudes para llevar a buen puerto el Seat 1430, concluyendo la prueba en la posición 57, el mejor Seat clasificado en esta edición.

Algo más atrás concluyó nuestro compañero del grupo Vocento Manu Cortés, que marchaba en el top 20 en la segunda jornada hasta que una piedra se cruzó en su camino. El incidente se saldó con un reventón, el cambio de la rueda y la consiguiente pérdida tiempo. A pesar de todo llegó al puerto de Montecarlo de madrugada, tras completar más de la mitad del rally en la fría noche de los Alpes, pero feliz, en especial tras la temida noche del Turini, en la que superó a numerosos rivales y acabar en posición 131 con Seat 127.

Fotos

Vídeos