Un GTI de pura raza

El agarre en circuito es sensacional, con un diferencial delantero de competición./
El agarre en circuito es sensacional, con un diferencial delantero de competición.
Presentación | Peugeot 308 GTI

El Peugeot 308 se renueva y apuesta por un motor de 270 CV con cambio manual para disfrutar de la conducción al máximo

ALEX ADALID CIRCUITO DEL JARAMA (MADRID)

Peugeot ha renovado la gama 308 con nuevas opciones en mecánica y tecnología, una renovación que ha llegado, aunque de forma algo más discreta, a la versión deportiva GTI, uno de los modelos de mayor atractivo en su sector. La principal novedad es que se deja de ofrecer la versión de 250 CV para dejar sólo una variante en el catalogo, la equipada con el motor 1.6 litros turbo de 270 CV con caja de cambios manual de seis velocidades y tracción delantera. A nivel técnico se incorporan de serie las llantas de 19 pulgadas calzadas con ruedas Michelin Pilot Sport y los frenos delanteros de 38 centímetros de diámetro con pinzas de cuatro pistones del especialista Alcon.

A nivel técnico, este coche parece llegado de la competición en circuito, porque incorpora también un diferencial mecánico de tipo Torsen. Si los diferenciales electrónicos reparten la potencia entre las ruedas en función del posible deslizamiento que detecten los sensores, en el caso de un diferencial mecánico Torsen, es el deslizamiento de los discos el que otorga más o menos potencia a cada rueda, y cambia el agarre y las sensaciones al volante.

En el 308 GTI se incorporan las nuevas ayudas a la conducción del resto de la gama. Alerta de proximidad de vehículos mediante radar, frenado automático de emergencia en ciudad para evitar el atropello de peatones y sistema de mantenimiento en el carril con movimiento autónomo del volante. Todo ello envuelto en una carrocería de cinco puertas para convertirse en el perfecto GTI, un modelo capaz de llevarnos todos los días al trabajo o a comprar el pan y, también, una herramienta con la que podemos conducir de forma veloz en cualquier circuito.

Motor de 270 CV, cambio manual y frenos de carreras para un coche muy divertido en circuito

Cita en el Jarama

Nos disponemos a ello ya que la presentación del coche tiene lugar en el circuito del Jarama, el mismo lugar donde hace un par de años tuvimos el primer contacto en este modelo. El circuito es el más antiguo de España, pero también uno de los más bonitos y técnicos, con curvas rápidas, rampas y bajadas que pondrán a prueba el 308.

Nos podemos a los mandos de este GTI, que nos recibe con su carrocería bicolor y bonitas llantas en gris mate con un toque brillante en cada radio. Los asientos son muy buenos, en gran parte por su contorno, y también por su tapizado en alcántara, que realiza parte del agarre del cuerpo. Sujetan muy bien las caderas, de manera que aunque los hombros no vayan tan 'cogidos', permiten confort en el día a día con efectividad en la pista. El cambio, con pomo de aluminio, cae muy a mano, y la única crítica al puesto de conducción proviene de un cuadro de relojes que cuesta ver al primer vistazo, ya que el volante se interpone en nuestro camino.

Mecánica con brío

Salimos a la pista y el motor 1.6 litros turbo acelera con gran potencia. Peugeot podría haber incorporado un bloque dos litros de mayor consumo, pero con más facilidad para extraer potencia, pero en su lugar ha optado por un 1.6 litros casi de competición, con componentes internos aligerados, revestimientos que favorecen un mayor rango de revoluciones y un turbo muy bien calibrado para que la potencia no desborde el coche. Las primeras curvas ya anuncian que el motor es rabioso y que al coche nunca le falta potencia, y es un gusto comprobar cómo sube por la 'rampa Pegaso' ganando velocidad de forma notable.

Destaca el buen equilibrio dinámico del coche, con un motor muy potente y un gran chasis

Los apoyos de las curvas rápidas nos sirven para notar un chasis muy equilibrado. Parece blando en circuito, donde las altas velocidades y la seguridad de una amplia pista y escapatoria, permiten ir muy rápido, pero el coche apoya con decisión haciendo gala de una gran ligereza. La aceleración impresiona, más que por su velocidad, que también, porque el diferencial permite que las ruedas delanteras 'rasquen' hasta el último metro de pista para poner la caballería en el suelo. No es de extrañar que Peugeot anuncie una aceleración de 0 a 100 por hora en sólo seis segundos. La dirección tiene un buen tacto, muy ligera al principio, se vuelve más sensitiva cuando el coche se inclina o está en plena curva. Notamos perfectamente lo que hacen las ruedas, y eso en un coche de este tipo es importante. Por último, los frenos no tienen fatiga, y después de cinco vueltas completas en pista siguen frenando casi igual de bien que en la primera curva. El 308 tiene un botón sport que cubre el cuadro de relojes de color rojo, endurece levemente la dirección y hace que el motor tenga una entrega de rendimiento más potente en la franja intermedia de revoluciones.

Con cinco puertas y amplio maletero, es un buen coche para todo, aunque sin versión familiar

Desde 32.020 euros

Nos quedamos con una buena caja de cambios de tacto duro y preciso que hace que nos olvidemos de las cajas secuenciales y automáticas, muy buenas en coches más potentes, pero no tanto en un GTI polivalente. Peugeot oferta este GTI por 32.000 euros, pero con las ofertas de financiación, se accede a mayores descuentos de modo que, poro menos de 30.000 euros, podemos comprar el que es uno de los mejores GTI del mercado: potente y polivalente.

Conclusión

Peugeot sigue defendiendo bien su maestría entre los GTI deportivos con el renovado 308. Diseñado en gran parte por su departamento de competición, el modelo destaca por un gran equilibrio y por la sorprendente fuerza del motor 1.6 litros. Gasta poco, no es caro y es muy atractivo.

Fotos

Vídeos