El primer yate de lujo eléctrico

Ya es posible navegar a casi 30 nudos sin producir ningún ruido ni gas contaminante./
Ya es posible navegar a casi 30 nudos sin producir ningún ruido ni gas contaminante.

El Hinckley Dasher ofrece silencio absoluto y cero emisiones a bordoHINCKLEY DASHER

LUIS CARBONELL

Podría considerarse como el primer Tesla del mar. Pero no, su creación es obra del astillero norteamericano Hinckley y el responsable de su sistema de propulsión, denominado Whisper Drive, no es otro que BMW. Hablamos del Hinckey Dasher, uno de los yates más innovadores del mundo y el único que ofrece a sus pasajeros cero emisiones y un silencio absoluto, incluso a su velocidad máxima.

A diferencia de cualquier otro tipo de barco a motor, el Dasher no necesita gasoil. En su lugar va equipado con potentes baterías BMW i3 de ion-litio muy similares a las que la compañía automovilística alemana incorpora en sus nuevos coches eléctricos. Resistentes al agua y a los golpes, con un tamaño compacto y una refrigeración eficiente, se recargan completamente en cuatro horas gracias a un cargador incorporado en el barco, y alimentan dos motores de 80 CV que hacen posible una navegación totalmente silenciosa y respetuosa con el medio ambiente.

Adiós al ruido

El casco de 8,6 metros está totalmente fabricado en fibra de carbono y con piezas creadas a partir de impresión digital en 3D, lo que se traduce en un barco superligero capaz de ofrecer un altísimo rendimiento al sistema de propulsión eléctrico. Para la cubierta se ha utilizado una pintura de imitación a teca que evita el coste del mantenimiento de la teca tradicional.

El diseño abierto de la cubierta y su estilo minimalista permite múltiples configuraciones, y la consola cuenta con una pantalla táctil que hace la navegación muy sencilla. Un interface muestra al armador hasta donde puede navegar antes de tener que regresar a puerto a recargar, algo muy útil cuando hablamos de una embarcación eléctrica porque, ¿cuál es su autonomía? Pues evidentemente es su punto más débil. 40 millas a velocidad crucero, y 20 a máxima velocidad. Lo suficiente, no obstante, para los que gustan de disfrutar de su barco con amigos en una cala cercana.

En definitiva, un barco que permite una navegación sin precedentes, disfrutando de la conversación sin tener que elevar la voz por el ruido.

Fotos

Vídeos